El arma es la más poderosa que ha probado Corea del Norte a la fecha, y algunos estiman que tiene desde 50 a 120 kilotones.

Para poner eso en contexto, la bomba que cayó en Hiroshima en 1945, que mató instantáneamente a 80.000 personas, produjo 15 kilotones.

Esto es lo que debes saber de este tema.

1. ¿Por qué Corea del Norte está haciendo una prueba de bomba nuclear?

Un arma nuclear es el típico mecanismo de supervivencia para un régimen aislado con poca influencia y pocos amigos.

Muchos expertos creen que Corea del Norte no usaría sus armas primero. Kim valora la supervivencia de su dinastía familiar y del régimen. Sabe que usar un arma nuclear podría iniciar una guerra que el país no podría ganar.

Kim también anhela el reconocimiento internacional, y un arsenal nuclear es una forma garantizada de hacer que la comunidad global se sienta y tome nota.

2. ¿Podría haber una guerra próximamente?

El ministro de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, advirtió de una “respuesta militar masiva” a cualquier amenaza de Corea del Norte contra Estados Unidos. Cuando el presidente de EE.UU. Donald Trump salió de la iglesia este domingo por la mañana, le preguntaron si atacaría a Corea del Norte. ¿Su respuesta? “Ya veremos”.

Si bien Estados Unidos posee un poder militar abrumador comparado con Corea del Norte, cualquier ataque estadounidense contra Pyongyang probablemente exponga a sus vecinos Corea del Sur y Japón a pérdidas devastadoras, dicen los analistas.

Los expertos dicen que es muy difícil verificar las afirmaciones de Corea del Norte, pero la posibilidad misma de un escenario nuclear hace que los riesgos de cualquier acción militar sean inimaginablemente altos.

3. ¿Qué pasa si Kim ataca?

Si Corea del Norte atacara primero, Estados Unidos tiene varios puestos de defensa.

Incluyen un sistema antimisiles conocido como THAAD, que puede disparar hacia misiles balísticos de corto, medio e intermedio alcance, y el sistema Aegis que va a bordo de un barco y puede rastrear simultáneamente 100 misiles e interceptarlos.

Estos sistemas, que los analistas comparan a una bala persiguiendo otra bala, pueden en teoría derribar un misil con una carga nuclear sin detonarla, aunque la radiación que emite es igualmente riesgosa.

4. ¿Qué otras opciones tiene Estados Unidos?

Se reducen a dos: sanciones y negociaciones. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha estado tratando de reprimir el programa nuclear de Corea del Norte por más de una década, con poco éxito.

No hay mucho más que Trump puede hacer en términos de sanciones, aunque podría ir tras el crudo, algo que Corea del Norte exporta e importa de China, y su industria de textiles.

La posición de Estados Unidos, sin embargo, ha sido durante mucho tiempo hablar con Corea del Norte, pero sólo con la condición de que abandone su programa de misiles nucleares.

Algunos analistas dicen que Estados Unidos debe aceptar una congelación, permitiendo que Pyongyang mantenga sus misiles nucleares, pero se abstenga de probar y desarrollar más, para que Corea del Norte llegue a la mesa de negociaciones.

“Es una elección entre lo malo y lo peor, y en este caso todas las alternativas a la congelación son, de hecho, peor”, dijo Lankov.

5. ¿Quién más podría ayudar?

Trump ha pedido a China controlar a su vecino indisciplinado, pero muchos analistas no comparten la confianza de la Casa Blanca en la capacidad de Beijing para forzar el cambio de Pyongyang.

Aunque China ha apoyado sistemáticamente las sanciones de Naciones Unidas sobre Corea del Norte por las pruebas nucleares y de misiles balísticos del país, EE.UU. se queja de que Beijing no hace lo suficiente económicamente para presionar a Pyongyang y amenazó con sanciones específicas contra las compañías chinas.