BRASIL. Ocurrió el lunes en la BR 282 entre Iraní y Ponte Serrada en un micro que viajaba a Florianópolis desde Misiones. Cuatro delincuentes frenaron el viaje a los tiros, tomaron el control y manejaron quince kilómetros por un camino rural. Golpearon a dos mujeres y a los choferes. Lograron huir con el botín, la policía, que fue alertada por un vecino de una actitud sospechosa,  encontró el vehículo con el que se realizó el atraco y recuperó todo lo robado. Las pasajeras fueron obligadas a desnudarse por los ladrones quienes se perdieron en el monte.

La pesadilla por la que atravesaron dos choferes misioneros y dos turistas mujeres ocurrió ayer en la BR 282, cerca de Ponte Serrada, a unos 257 kilómetros de la frontera con la Argentina. Según el informe policial, el colectivo de la empresa Crucero del Norte, interno 1133 que salió de Posadas con destino a Florianópolis, fue interceptado en la ruta por tres desconocidos a bordo de un Fiat Marea y portando armas largas totalmente encapuchados, obligaron a tiros a detener la marcha del colectivo.

Los choferes, identificados como Elvio Arias y Alberto Galeano, detuvieron la marcha a un costado de la ruta y allí fueron abordados por dos delincuentes quienes subieron al micro portando dos escopetas doble caño. Uno ocupó el volante y el otro se dirigió hacia el pasaje encontrando únicamente a dos pasajeras en los asientos. Se trata de Ayelen Ramírez de 26 años e Isidora Gómez de 71 años. EL tercer maleante siguió en el vehículo que utilizaron para el atraco y el micro fue desviado hacia un camino terrado transitando alrededor de 15 kilómetros. En ese trayecto, los ladrones se apropiaron de dinero de las pasajeras, en pesos y en reales, cuatro botellas de vino e incluso las valijas de las pasajeras.

No conforme con el botín, las mujeres fueron obligadas a desnudarse en plena oscuridad mientras que los choferes también fueron ferozmente agredidos por los delincuentes.

La policía militar de Ponte Serrada recibió la información de una persona que pasaba por la BR 282, quien observó que cerca del Puente del Río Irani, (entre Irani y Ponte Serrada) un colectivo salía de la cinta asfáltica y se introducía a un camino terrado en compañía de un automóvil en actitud sospechosa.

Minutos antes, un automovilista había dado aviso a la Policía Militar sobre una extraña circunstancia: un colectivo argentino de dos pisos era custodiado por un vehículo particular y ambos habían girado hacia un camino terrado.

Eso permitió a los uniformados agilizar su trabajo. Los policías avanzaban por la picada cuando se toparon con el Fiat Marea en el que viajaban tres delincuentes. Al verse descubiertos, los ladrones se bajaron del auto y emprendieron la fuga a pie. Se internaron en la vegetación y desaparecieron.
En ese vehículo, los efectivos hallaron las pertenencias de las víctimas. No obstante, continuaron viaje por el camino terrado hasta encontrar a las dos mujeres y los choferes, quienes caminaban en medio de la noche en busca de ayuda.
crucero inter