OBERA. Se trata de la judicialización de las medidas tomadas por la municipalidad en el inicio de la Gestión Rindfleisch sobre una obra privada aún sin resolución. Envuelve a la ex primera línea del ex intendente obereño y observa seriamente a la justicia local respecto de un fallo que es considerado una aberracion jurídica. También observa la gestión post Dalmau del Concejo Deliberante y a la falta de ética profesional al momento de esgrimirse la defensa municipal basada en un documento groseramente adulterado. Apellidos ilustres, dinero y tubazos políticos se conjugan en un contexto con aristas de corrupción.

El demandante
Martín Komatsu, hijo de japoneses, es persistente. Resiste con la misma pasión con la que trabaja desde siempre para asegurar la realización de su familia. Insiste al mismo nivel de su indignación por un servicio de justicia ineficiente y hasta inepto para resolver su caso. Martín Komatsu representa una cultura milenaria donde el esfuerzo es venerado. Y desde sus 70 años de edad batalla ejemplarmente por sus derechos y sin claudicaciones.

La demanda civil
La municipalidad de Oberá vuelve atrás en forma tempestiva y arbitraria todos los permisos extendidos tras el cumplimiento total de todos los requisitos exigidos al inversor. Esto produce la elevación al plano judicial de una demanda para que se instruya una Acción Declarativa que dilucide la responsabilidad comunal en la aprobación del Factor de Ocupación de Suelo (FOS), que es la cantidad de espacio que debe quedar libre de una edificación. Para la zona donde se erigió la obra, el FOS es de 60%, tal como figura en los permisos y plano definitivo que se realiza por triplicado, uno para la Dirección de Catastro, uno para el Consejo de Arguitectos e Ingenieros de Oberá y uno para el inversor.

La demanda penal, la Cuestión de Fondo que se reclama a la Juez Gauchat
En medio de las audiencias la apoderada legal del demandante descubre que la defensa de Rindfleisch presenta como prueba un documento de groseras diferencias con el original que también ora en el expediente. Es ostensible la falsificación del mismo. Hasta infantil. Por oficio de Fiscalía, el documento es elevado a la Justicia Federal de Eldorado, donde en 13 días vuelve a Oberá con la adulteración confirmada legalmente. Pareciera que la defensa contratada por Rindfleisch opta por la representación asalariada y no por seguir los mandatos de la ética profesional. Lamentablemete la inescrupulosidad rentada es el vicio por el cual la política cayó en el descrédito actual. El documento original con las firmas de funcionarios estampadas en él, cláramente consigna un FOS del 60% y un FOT -Factor de Ocupación Total, del 72%. Cambiaron 60 por 72%, lo que da 12% de construcción excedida y le solicitan que demuela el excedente. A todo ésto, la distancia que tiene la Juez Gauchat para resolver esta instrucción es tan cercana como lo está “El Sendero de los Inmigrantes” de su Juzgado. O sea, está a la vista, y hace más de 5 años que espera una resolución en Oberá.

Hablar por los fallos
No se puede fallar sobre la causa civil sin haberse resuelto, en este caso, la causa penal. La Juez Teresa Hedman lo hizo. Y es una aberración JURYdica. Se entiende?. Es un escándalo jurídico. Y la dilación continúa en el despacho de la Juez Gauchat, completamente interiorizada del quid -inclusive por el mismo demandante, más allá de que el vital documento público ya fue interpretado como apócrifo por una instancia en Eldorado, Misiones. Por otra parte, el juzgado a cargo de esta última magistrada es donde ora el intríngulis judicial contra el arquitecto Rindfleisch y equipo. Lamentablemente no se puede desligar la suma, del estado de resultado, no?

Las Multas
Mientras el litigio sigue sin resolverse, las sanciones pecuniarias siguen avanzando. Al “Japonés de La Reina” le aumentaron espantosamente los montos por lo cual lo multado excede el monto de inversión. No alcanzaron las notas y las visitas periódicas al edificio municipal como para que se establezca una justa indulgencia ya que Komatsu no es responsable del error que en forma forzada le quieren endilgar. Las notas fueron dirigidas a Rindfleisch y este “corría traslado” a su segunda línea. Y el intendente es responsable político de los errores de sus funcionarios. No en vano es Departamento Ejecutivo Municipal. Espectacular. Pareciera que para el entonces intendente había una sola solución para ¿”lucrar con esos departamentos en la Fiesta del Inmigrante”?. Pero las negociaciones con el “Japones de La Reina” no redituaron hasta ahora.

Expte 173 del 24/11/2003
El caso surge a partir de no aceptar la comuna, el pago de la segunda cuota de la Tasa municipal bajo pretextos de infracción al código de edificación. Se trata de un edificio de departamentos para estudiantes cercano al campus universitario con el fin de que con la renta se pueda cubrir los estudios superiores de los tres hijos de Martín. Para ello fue necesario ir a Japón a trabajar, y con esos ahorros conseguir lo suficiente para construir. Por cierto, Martín y familia pudieron quedarse en ese país pero su argentinidad pesó más, como hasta ahora. Si desde la municipalidad aceptaron el primer pago no es, acaso, Confesión de Partes?

Las garantías democráticas
Los planos que fueron aprobados por el área municipal correspondiente tras el visado de rigor desde el Consejo de Arquitectos e Ingenieros de Oberá, fue motivo más que suficiente como para que el Concejo Deliberante de por entonces hubiese pedido informes sobre esa prueba. Algo que tampoco exigió la Juez Hedman, que instruyó la causa civil. El alto cuerpo deliberativo en esa época, era conducido por Julio César Barrios. Y todo era felicidad política en esos días. Se habían deshecho de la gestión Dalmau, pero el Consejo Deliberante que representa los Derechos Soberanos de todos los ciudadanos, debió haber intervenido ante un claro error de los funcionarios municipales. Porque el Consejo Deliberante es el Contralor municipal. La División de Poderes así lo indica. Sin embargo, y sin ofrecer la Garantía democrática respectiva, se analizó y resolvió que no se le debía otorgar la excepción solicitada oficialmente por Komatsu ante ese Cuerpo. Claro, no?

La inseguridad jurídica 
La Juez Hedman nunca solicitó el documento probatorio (planos Aprobados) a los Arquitectos e Ingenieros de Oberá, o al menos no fue considerado para fallar al respecto. Obviamente lo hizo en forma arbitraria ya que la Juez Teresa Hedman falló a favor de la apoderada legal de la municipal, a la sazón, hermana de la diputada renovadora mandato cumplido conocida como Graciela Montenegro de alto ascendencia en el Gobierno provincial. Suspicacias al canto, la Juez Hedman tenía que dirimir una Acción Declarativa en la que los funcionarios debían reconocer sus firmas en todos los instrumentos públicos aprobados cuya legitimidad fue visada por el Consejo de Arquitectos e Ingenieros de esta ciudad -donde deben orar los planos con todas sus medidas y dimensiones permitidas como paso obligatorio. No obstante, la Juez indica en su sentencia sobre dilucidar y declarar si la municipalidad de Oberá ha aprobado la construcción y/o edificación sobre el inmueble ubicado en calle Independencia Nro 132 de Oberá, con un Factor de Ocupación Total del 72%, que Martín Komatsu “NO estaba autorizado por la municipalidad de Oberá a construir como lo hizo en el inmueble de su propiedad…” La filósofa urbana post moderna, Karina Jelinek, en su sabia definición alumbra: Te lo dejo a tu criterio…

En conclusión, en la lectura entrelíneas de un entramado complejo, no resulta difícil interpretar que en al menos este caso se ha abandonado a Martín Komatsu y a su familia a la voracidad, pareciera, de intereses espúreos por considerar que la victima obtendría fácilmente todos los yenes que le hagan falta. Sin importar que no fue representado ni por los contralores de los actos de gobierno municipal, ni por la justicia, ni por la sociedad política en defensa de sus legítimos derechos; ni tampoco por honrar, ciertos protagonistas de estos hechos, la honorabilidad de sus padres en la historia de Oberá.

Por Walter Bravo (Observador Urbano / Fm Imagínate)

———————————————————————————————————————————

 

En primera persona, A LA OPINION PUBLICA:

ME ABANDONARON A LA SUERTE DEL PODER POLITICO

 

Mi nombre es Martín Komatsu, Argentino hijo de japoneses, obereño de nacimiento y orgulloso de mi colectividad. Desde 1973 me hice conocido en mi ciudad y alrededores gracias a mi negocio conocido como La Reina, y mucho desvelo me produjo mantenerlo. Una vez más me dirijo a la opinión pública para denunciar que están haciendo conmigo lo que se les ocurre con total impunidad. Me abandonaron a la suerte del poder político para robarme legalmente mi propiedad por lo que estoy sumamente indignado desde la primera traba que me pusieron en la Municipalidad de Oberá, cuando despúes de un tiempo importante de trabajar duro con mi familia en el páis de mis padres, para ahorrar dinero que me permita construir un edificio de departamentos en zona universitaria y que me permita pagarles los estudios en la facultad para mis hijos. Despúes de tanto esfuerzo y dedicación, de tanto trabajo junto a toda mi familia en Japón en pos de un objetivo, no he sido más que destratado y ninguneado por los poderes del Estado en Oberá.

Hay en medio de toda esta circunstancia cosas muy raras como para seguir creyendo en el sistema.

Nunca pensé que la Dra Silvia Pereyra Pigerl iba a actuar de forma tan indecorosa en su función profesional defendiendo a Rindfleisch para confundir con sus argumentos rebuscados y basados en un documento oficial falso, groseramente adulterado y que fue reconocido como tal por un juez de Eldorado. Que a propósito si no fuera por el Fiscal Bys se hubiera archivado, sin embargo en fecha 28 de marzo de 2012 se eleva al Juzgado Federal de Eldorado, vuelve a Oberá el 10 de abril de 2012 ¡en sólo 13 días! y desde ese día a la fecha, que son 5 años y pico, la Dra Gauchat aún no resolvió la cuestión.

Nunca pensé que el consejo deliberante que asumió en 2003, después de hablar tan mal de la gestión de Rolo Dalmau, se comporte de forma tan impropia. El error que todavía me quieren tirar encima no fue siquiera considerado por esos consejales cuando recurrí a ellos oficialmente para que me otorguen una excención al código de edificación, siendo que la gestión Rindfleisch aprobó planos de al menos cuatro edificaciones con 100% de Ocupación Total y me responden que soy yo el que tiene que derrumbar el excedente de construcción, ¡tiene razón pero marche preso! ¿y mis derechos y garantías?. Ni un pedido de informes solicitaron ni a Leonardo Purtic, o a Alejandra Romano, o Juan Carlos Balsari o a quien fuera necesario entre ellos al propio Tito Rindfleisch.

Nunca pensé que la Democracia en Oberá me iba a faltar tanto a la consideración, siendo que a mí como a todos los ciudadanos nos tienen que garantizar la justicia y la libertad, porque yo estoy preso de decisiones políticas ¡sino no se entiende cómo es que para un juez en Misiones el documento que me salva de toda responsabilidad sea considerado adulterado y en mí ciudad, la misma de las Juezas Hedman y Gauchat, no puedan determinar al respecto!!.

Nunca pensé que me quieran esquilmar de esta manera con tanta multa de cantidades exorbitantes sin que se me haya explicado nada a pesar de las carta documento que le hice llegar a Tito Rindfleisch. Nunca contestaron lo que pedía y para colmo la primera abogada contratada por el municipio me deshonró con sus mentiras en el expediente. En los recibos que me otorgaron con la multa mensual, ¡me aumentaron 193 veces el valor de la tasa que yo pagaba! y si en éste momento hoy pagase $1000 de tasa municipal por el porcentaje que me multaron, ¡debería abonar $2.325.000 por año!, como mínimo. A esa cantidad hay que multiplicarla por 14 años…

Me duele que me pase esto como le dolería a mis padres, a mi madre que estuvo en la gran primera reunión oficial que se hizo cuando se declaró a este pueblo como Oberá. Me consuela su cariño y respeto a este país pero me entristece que nuestros representantes políticos y de la justicia no tengan ese respeto por esta gran Nación.

Nunca pensé que iba a ser tan desvalorizado ya que provengo de una familia que honra la cultura del trabajo, que elegí permanecer en Argentina, que invierto en mi ciudad y en mi provincia, que pago todos mis impuestos y obligaciones.
Me parece increíble que todo lo sucedido me haga pensar a mí y a toda mi familia que todos está arreglado, que haya jueces que comentan errores fatales y todos hagan la vista gorda, que haya jueces que no puedan hacer lo que deben hacer, que cualquiera sea jefe en este gobierno, porque parece que tienen premio por sus malas acciones.

Martin Komatsu
DNI Nº 8542189

https://infoberdigital.com/2016/09/20/dueno-de-la-reina-denuncia-que-la-gestion-rindfleisch-le-altero-documentos-para-quedarse-con-su-propiedad/

img_20160919_183341375

No hay texto alternativo automático disponible.IMG_20160919_183251256.jpgimg_20160919_183448316

 

Fotos: Documento original y adulterado. Nótese además de la evidente diferencia en formato, la también grosera corrección donde debía decir FOT y no FO”S”; recibo de pago del Plano Aprobado.