NACIONALES. El femicidio de Anahí Benítez es parte de una serie de hechos que se repite con penosa frecuencia en Argentina de un tiempo a a esta parte. Un total de 329 adolescentes de entre 16 y 21 años fueron víctimas de femicidios en los últimos nueve años en Argentina, a un promedio de uno cada 10 días, según un relevamiento de la asociación civil La Casa del Encuentro.

Los datos surgen de un recorte efectuado al último informe realizado por el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano.

El 18 de enero de 2008, Daiana García apareció asesinada, con signos de golpes y estrangulamiento en Río Negro. Era una adolescente de 14 años que estaba embarazada de siete meses.

El autor fue su novio, César Offidani quien tras el femicidio se entregó a la policía. No le hizo falta explicar por qué decidió matar a la joven. Es que en el vientre de la víctima había escrito con birome: “Te gané Juan, me la llevé yo”. El mensaje estaba dirigido al ex de la chica, padre biológico de la criatura en proceso de gestación.

Este caso, paradigmático de la violencia machista contra adolescentes, fue uno de los primeros en ser analizados por el Observatorio de Femicidios, según consignó el portal Minuto Uno.

En agosto de 2014, el aberrante homicidio de la adolescente Melina Romero tuvo enorme repercusión pública y reafirmó la vulnerabilidad en que se encuentran las chicas en ese rango de edad al enfrentarse a prácticas arraigadas en el varón.

Una vez hallado su cadáver, tras un mes de búsqueda, se conoció que la chica de 17 años fue golpeada brutalmente y, a través de la reconstrucción de su muerte, la sospecha central sostiene que fue sometida sexualmente de manera grupal y ultimada justamente por oponer resistencia.

Anahí Benítez

En las últimas horas, se encontró el cuerpo de Anahí Benítez en Lomas de Zamora. Tenía 16 años y había desaparecido el sábado 29 de julio.

La Policía detuvo en la mañana de este sábado a un profesor de 40 años en su casa de Lomas de Zamora. Los investigadores creen que el docente, que es casado y enseña matemática en la Escuela Normal Antonio Mentruyt donde iba la chica de 16 años, estaría implicado en el crimen.

Otros dos hombres están sospechados de encubrir el crimen. Ambos estuvieron demorados durante unas horas y luego fueron liberados.

El docente, identificado como Leonardo Agostino, vive en una de las calles ​​limítrofes de la reserva Santa Catalina, en Llavallol. Llegaron hasta él porque la adolescente guardaba en su casa un álbum con fotos del hombre y varias anotaciones, por lo que suponen que tenía una aparente obsesión con su profesor. Ahora tratan de establecer si mantenían algún tipo de relación, más allá de que la joven tenía novio.

Las imágenes del docente ​fueron encontradas cuando efectivos de la DDI de Lomas de Zamora realizaran una requisa en la casa de la madre de Anahí, Silvia Pérez, situada en Parque Barón. Según la agencia Télam, los peritos se llevaron además dos camperas, una tarjeta SUBE y anotaciones de la chica. También, una tarjeta con el número de IMEI del celular de la joven y un teléfono viejo que serán sometidos a peritajes.

En tanto, un hombre de 45 años y otro de 63 fueron aprehendidos en dos viviendas precarias del interior de la reserva Santa Catalina, aunque pocas horas después fueron liberados. Sospechan que podrían haber encubierto el crimen. Además, quedaron procesados por tenencia ilegal de arma civil: les encontraron una carabina y una escopeta.

En la casa de uno de estos dos hombres la policía incautó también una punta de pala y especulan con que podría haber servido para enterrar a la víctima. Además, había una olla con restos de arroz, alimento que fue hallado en el cuerpo de Anahí.

Por todos esos elementos, no descartan incluso que la adolescente haya estado cautiva en ese lugar. La hipótesis se sustenta en que, según la autopsia preliminar, su muerte se habría producido sólo 48 horas antes del hallazgo del cuerpo, mientras que la menor estuvo desaparecida casi una semana, desde el sábado 29 de julio.

De todos modos, los principales movimientos de la investigación se orientan, por estas horas, a establecer cómo era el vínculo de Anahí, menor de edad, con su profesor de 40 años, mientras se esperan los resultados finales de la autopsia.