ECONOMIA. Según un informe elaborado por la consultora Ecolatina la suba es del 31 % para los primeros seis meses del año y del 26 % si se excluyen los ingresos extraordinarios por el blanqueo.

El Gobierno mantiene su estrategia de reducción gradual del rojo presupuestario, al que financia con deuda, pero también condiciona la recuperación de la actividad en 2017.

La recaudación nacional tuvo un crecimiento interanual de 31 por ciento en el primer semestre, lo que implicó una expansión en torno de 1 por ciento en términos reales, y si se excluyen los recursos excepcionales provenientes de las multas del blanqueo, trepó 26 por ciento, con una caída de 2,5 por ciento respecto de la inflación, precisó un informe de la consultora Ecolatina.

El desempeño de la recaudación reflejó la heterogeneidad de la recuperación económica, dado que se destacó la performance de los ingresos asociados a la seguridad social, mientras que lo contrario ocurrió con los ingresos asociados al comercio exterior.En la primera mitad de 2017, los recursos que mejor desempeño obtuvieron, y que más contribuyeron a la suba de la recaudación en este período, fueron los aportes, contribuciones y otros ingresos de seguridad social.

En los primeros seis meses del año, los aportes y contribuciones crecieron más de 33 por ciento con respecto a igual período de 2016, alza que superó a la inflación promedio del período, de 29,5 por ciento de acuerdo con la estimación de incremento de precios a nivel nacional realizado por la consultora.Ecolatina remarcó que parte del buen desempeño observado en dicho tributo estuvo vinculado a cambios legislativos, tales como planes de facilidad de pago o suba del tope de los aportes conforme al coeficiente de la movilidad jubilatoria, pero principalmente a la recuperación económica.

Déficit Fiscal 2 %:

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne aseguró la semana pasada que el déficit fiscal primario acumulado a la primera mitad del año fue del 1,5% del PBI, con lo que se sobrecumplió la meta prevista de 2,0% del PBI. En el Presupuesto 2017 el Gobierno estableció para todo el año en 4,2% del PBI el rojo primario –previo al pago de deuda-, con una moderada reducción respecto del desequilibrio del año pasado, del 4,4% del PBI en el resultado primario.

Según los cálculos de Hacienda, el déficit acumulado ascendió en el primer semestre de 2017 a $144.285,6 millones, unos $50.000 millones menos que lo previsto. Desde este punto de vista, el objetivo fiscal parece encuadrar con los resultados. La baja del déficit respecto del PBI también está sustentada por moderado crecimiento de la economía, que en reduce los pasivos en términos relativos.

El INDEC informó que la actividad económica creció en mayo un 3,3% frente al mismo mes del año pasado, y consolidó un alza de 1% en el acumulado los primeros cinco meses de 2017.

Sin embargo, los analistas advirtieron que frente a un déficit primario contenido, se disparó el déficit financiero, es decir aquel que adiciona los vencimientos de deuda, pues para equilibrar las cuentas públicas el gobierno de Cambiemos recurrió a un creciente endeudamiento con el exterior.

 

Entre enero y junio el déficit financiero, que incluye el pago de intereses de la deuda pública, llegó a $255.547 millones, un 43% más que en el mismo período de 2016. “La significativa brecha entre la expansión del déficit primario (+28% interanual) y el rojo financiero (+43% interanual) corresponde al pago de intereses, que subió 70% interanual en el primer semestre del año”, puntualizó un análisis de Ecolatina.

“En términos del PBI, el rojo financiero alcanzó 2,6%, empeorando el déficit en 0,2 puntos del producto el déficit. De esta forma, casi la mitad del sobrecumplimiento se perdió en el mayor pago de intereses”, agregó.

 

Ecolatina consideró que “comienzan a evidenciarse los límites que tiene la dinámica de reducir gradualmente el déficit fiscal apelando al endeudamiento, ya que una parte creciente de los ahorros que se logren por la reducción del déficit primario deben destinarse al pago de los servicios de la deuda, que justamente se toma para hacer más gradual la convergencia al equilibrio fiscal”.