GOL DE ARGENTINA





Hace un rato la justicia condenó a la vicepresidente Cristina Kirchner por administración fraudulenta en la causa Vialidad, a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Estaba acusada de dos delitos: administración fraudulenta, por ese fue condenada. Y jefa de una asociación ilícita, por ese fue absuelta.

En los hechos Cristina Kirchner podrá apelar e incluso ser candidata en 2023. Y los fiscales Luciani y Mola, que pidieron 12 años de condena por las dos acusaciones, también podrán apelar.

La justicia metió la nariz en el curro con la obra pública, algo que atraviesa el país, las provincias y los municipios, algo que cuesta mucho probar en un tribunal, pero que en el caso del kirchnerismo con Lázaro Báez, Julio De Vido y José López (el de los bolsos) fue obsceno e indisimulable como nunca.

La justicia argentina jamás había condenado a un vicepresidente en ejercicio.

No fue un gol de Messi en el mundial.

Pero es para festejarlo mucho más…



Walter Anestiades