Para frenar la salida de dólares, Scioli reflota el proyecto de sustitución de importaciones

Para intentar frenar la salida de dólares, el Banco Central amplió las restricciones de acceso al mercado de cambios y generó malestar en el sector industrial. En el comienzo de su gestión como ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli recibió las quejas y, para contrarrestar el impacto, reflotó un antiguo proyecto del kirchnerismo: la sustitución de importaciones.
El objetivo es detectar los sectores y rubros que podrían reemplazar compras internacionales por fabricaciones locales. En el Gobierno defienden que la medida traerá dos beneficios: por un lado, se achicaría la demanda de divisas y, por el otro, se desarrollarían las economías regionales.
“Si bien es factible la sustitución de importaciones en el sector de bienes de capital, la complicación está en los insumos, que mayormente no se fabrican en el país”, explicó a TN Yanina Busquet, economista de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Argentina (ADMIRA).
Expectativa empresaria y pedido de precisiones
Tras la reunión de Gabinete de este miércoles -la primera de la que participó Scioli como titular de la cartera de Desarrollo Productivo- el jefe de Gabinete, Juan Manzur, dijo que “hay que seguir privilegiando la inversión en producción, en generar valor agregado, anteponer las exportaciones y avanzar a paso firme en la sustitución de importaciones”.
La tarea recae sobre el exembajador de Brasil, que ya comenzó las reuniones con gobernadores para avanzar en ese sentido.
La mirada de los empresarios
El sector empresario tiene expectativas sobre cómo se va a llevar adelante el proyecto y qué alcances tendrá. La Confederación de la Mediana Empresa (CAME), por ejemplo, ya pidió una nueva reunión con el ministro, días después de haberlo recibido en su sede.
Debido a que aún no hay especificaciones, CAME quiere profundizar en el tema, ver en qué consiste y cómo se va a llevar a pondrá en funcionamiento, dijeron a TN desde la entidad.
Un temor que sobrevuela sobre distintos rubros empresarios es que a la sustitución de importaciones por producción local se sume otra medida que se implementó durante la presidencia de Cristina Kirchner. En ese momento, por cada dólar que se autorizaba para comprar en el exterior, las empresas debían ingresar el valor equivalente por exportaciones.
Así se desarrollaron rubros como el vitivinícola o el de arándanos, que fueron encontrando mercado, pero, en contrapartida, muchas pymes no pudieron hacer alianzas y quedaron fuera.
Los sectores que tienen potencial
Para Busquet, en el sector de bienes de capital hay “muchísimo potencial nacional”. “Lo que es maquinaria agrícola, en el país se producen sembradoras, pulverizadoras, secadoras, fertilizadoras y agropartes. También hay fabricación nacional de maquinarias para la industria alimenticia, para la industria petrolera, para la minería y la construcción”, precisó.
En el sector de bienes de capital hay muchísimo potencial nacional; también en maquinaria y en equipamiento médico.
Además, dijo que “por el lado de equipamiento médico, durante la pandemia se vio la capacidad de fabricación de respiradores”. “Hay capacidad para sustituir importaciones en equipos de diagnóstico por imágenes, equipos de anestesia y electromédicos”, agregó.
Al respecto, destacó que “son sectores que generan un alto contenido de valor agregado y que traccionan gran cantidad de mano de obra calificada”.
La industria electrónica, un sector calve para la sustitución de importaciones
Con el objetivo de avanzar con el proyecto, Scioli se reunió este miércoles con el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. En el encuentro analizaron las alternativas para desarrollar la industria electrónica y ampliar la matriz productiva de la isla.
Según se informó oficialmente, el gobernador presentó un plan de desarrollo, que tiene entre sus objetivos generar empleo, agregar valor a la producción primaria, aumentar las exportaciones para generar divisas, buscar una mayor complementariedad con la producción e industria del continente y profundizar el camino de la sustitución de importaciones de partes y piezas.
El eje se basa en la implementación del Fideicomiso para el Desarrollo de Tierra del Fuego, en el que “deben aportar las empresas de la industria tecnológica para el desarrollo de los nuevos procesos productivos, a través del beneficio de la extensión del subrégimen industrial y el trabajo de la provincia mancomunada con la Nación”, dijo Melella.
Tierra del Fuego fue uno de los polos tecnológicos que se desarrolló durante el kirchnerismo y que en los últimos años fue perdiendo protagonismo. Por eso, el proyecto apunta a volver a ampliar la su matriz productiva.
También acordaron fortalecer las exportaciones. El sector pesquero es uno de los más desarrollados en la provincia, pero también el petroquímico. Sumándolos al electrónico, al logístico antártico, al portuario de Río Grande, al informático, al agropecuario, al turístico, al farmacéutico, al cultural y al audiovisual y a la obra pública, proyectan generar unos 7000 puestos de trabajo directo.
Con la mira puesta en las exportaciones a Brasil
Basado en su conocimiento del mercado brasileño, que adquirió durante su gestión como embajador, Scioli tiene entre sus objetivos aumentar las exportaciones argentinas hacia el gigante sudamericano.
Sobre ese tema giró su reunión de este miércoles con el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, con quien acordó realizar una misión comercial a Brasil el 14 de julio de la que formarán parte pymes locales y está prevista la primera reunión del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, con su par de la FIESP brasileña, Josué Gomes da Silva.
“En los últimos 15 años, Argentina tuvo un déficit de US$52.000 millones con respecto a Brasil. Para revertirlo no hay que comprar menos, sino vender más y en eso el rol de las economías regionales es fundamental”, dijo el ministro.
También convinieron trabajar en la implementación de nuevas líneas de créditos y trabajar en la implementación de nuevas líneas de financiamiento a través del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP).