Pigerl sobre la ley de humedales aprobada en Misiones: “Es superadora”

El Parlamento misionero creó un marco regulatorio para la preservación, conservación, defensa y desarrollo de los humedales, a partir de un proyecto presentado por el diputado Julio Barreto. La normativa se orienta a la preservación, conservación, defensa y desarrollo de los humedales que protegen y contribuyen a mantener el equilibrio del ecosistema a partir de los servicios ambientales que brindan para la riqueza natural de la provincia.

Se considera humedal al ambiente en el cual la presencia, de agua superficial o subsuperficial, incluidas las nacientes con las características de suelos o sustrato que así lo permitan, causan flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos, con la presencia de biota adaptada a estas condiciones, comúnmente plantas hidrófitas, y suelos hídricos o sustratos con rasgos de hidromorfismo; según consta en la ley.

En los fundamentos de su propuesta legislativa, Barreto explicó que el objetivo es “la conservación de los humedales según lo expresado por el artículo 41 de la Constitución Nacional”. Agregó que “una de las competencias concurrentes con las provincias y el gobierno federal se encuentra en este artículo cuando expresa que \»corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales\».  Y, “al no existir actualmente una ley nacional de presupuestos mínimos sobre la regulación de humedales, la provincia de Misiones es plenamente competente para sancionar una ley con estas características”, concluyó.

El diputado Rafael Pereyra Pigerl señaló que “el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables debe calificar a los humedales como áreas de protección: de alto valor de protección, donde las actividades son absolutamente restringidas; áreas de gestión de recursos, donde se debe gestionar para su conservación a largo plazo; y áreas de usos múltiples, que son sectores urbanos o rurales donde actualmente se realizan actividades económicas o industriales donde se debe administrar su conservación; estos aspectos son claves en la protección y conservación de los humedales”.

El diputado provincial Rafael Pereyra Pigerl indicó que esta norma brinda “un marco regulatorio” al cuidado de estos medioambientes y destacó que viene a suplir la falta de una ley sancionada en el Congreso. “La Provincia ya está trabajando en la restauración y población de humedales”, reivindicó.

En la previa a la sesión, indicó que la normativa llega para suplir la falta de una ley sancionada por el Congreso y la calificó como “superior” a cualquier otro tipo de normativa nacional. “Nuestra ley es superadora”, destacó.

Sobre los detalles del proyecto, que fue presentado por el diputado Julio Barreto, precisó que le dará un marco regulatorio a los humedales de la provincia y los distinguirá en tres tipos: los de “absoluta reserva” que no tendrán intervención alguna y serán destinados a su protección. Los de “escala mediana” donde se podrá realizar algún proceso de restauración. Y por último se distinguirá a aquellos humedales que están ubicados en espacios urbanos.

“La autoridad de regulación será el Ministerio de Ecología”, agregó.

 

Qué son los humedales

 

 

Definieron a los humedales como “un ambiente en el cual la presencia temporaria o permanente de agua superficial o subsuperficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos”.

 

 

Sus rasgos distintivos son la presencia de “biota adaptada a estas condiciones, comúnmente plantas hidrófitas, y/o suelos hídricos o sustratos con rasgos de hidromorfismo”.

 

 

Qué contempla la Ley de Humedales

 

 

 

  • Proteger los procesos ecológicos y culturales de los humedales, garantizando sus características ecológicas y los valores ecosistémicos que brindan.
  • Identificar los bosques nativos o implantados protectores de humedales.
  • Proteger y conservar la biodiversidad de los humedales.
  • Promover la utilización racional del suelo, el agua, la flora, fauna, paisajes y demás recursos naturales en función de los valores del ambiente.
  • Revalorizar la contribución ambiental, social y cultural en beneficio del desarrollo sustentable.
  • Realizar el control, reducción o eliminación de actividades, procesos, actividades o componentes del medio que ocasionen o puedan ocasionar perjuicio al ambiente y la salud del hombre, como también a su flora y fauna.
  • Lograr un equilibrio ecológico propicio para el sano desarrollo de los habitantes.