Bárbaro pide que los trabajadores rurales en blanco no pierdan los planes

El proyecto presentado por el Diputado Nacional Héctor «Cacho» Bárbaro, ante el Congreso Nacional, propone que los trabajadores rurales temporarios que están en negro y sean beneficiarios de programas sociales, asignación universal por hijo y tarjeta alimentaria, pasen a ser trabajadores registrados sin perder los beneficios.

Durante la jornada de ayer, los diputados nacionales Héctor “Cacho” Bárbaro y Cristina Britez mantuvieron un encuentro en el que analizaron la iniciativa que apunta a paliar el aumento del trabajo rural no registrado o “en negro”. Los datos aportados por el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Rentre) en los que se constató una tasa del 83 por ciento de informalidad entre trabajadores y trabajadoras agrarios en el territorio nacional.

La informalidad, aducen, golpea al sector ante la falta de oportunidades laborales que los empuja, a su vez, a la carencia de beneficios previsionales, no tienen acceso a obra social, a las ART y no podrán jubilarse por los regímenes ordinarios o especiales para el sector. Situación que los somete a la vulnerabilidad en una porción de la producción donde se detectan aberraciones como el trabajo esclavo o el trabajo infantil.

“Es necesario contemplar esta situación que afecta a miles de familias misioneras. Debemos pensar el escenario para contribuir en mejorar su calidad de vida, y regularizar su situación laboral para obtener los beneficios que le corresponden”, manifestó Bárbaro.

Por las características propias de los cultivos, estas familias padecen largos períodos de desempleo que no se compensan adecuadamente con el Programa Intercosecha, ya que siempre hay reclamos en las provincias por la limitada cobertura de trabajadores y trabajadoras. Tampoco existe oferta laboral alternativa que pueda contener a los miles de trabajadores y trabajadoras que quedan sin empleo durante varios meses al año. La única alternativa para ellos es la ayuda estatal mediante programas sociales.

Durante el encuentro en el que charlaron sobre esta iniciativa, Cristina Britez remarcó: “es un acto de justicia social incluir a este sector tan esencial y tan precarizado de la industria yerbatera”.

El proyecto, que tomó estado parlamentario, apunta a crear la compatibilidad de los programas y planes sociales con el trabajo rural registrado. Propone así modificar dos artículos de la Ley 24714 para incluir a los trabajadores y trabajadoras rurales temporarios en el subsistema no contributivo alcanzados por los programas del estado, de asistencia a sectores más vulnerables de la economía social.