86,9% de los argentinos pide “jubilar” a Cristina Kirchner y a Mauricio Macri

El concepto, la acción, tomó temperatura el año pasado cuando un sector de Juntos por el Cambio le reclamó en público y en privado a Mauricio Macri que se corriera de la escena política para dar lugar a nuevos liderazgos. El periodismo recogió el guante y la pregunta se repitió ante cada dirigente de ese espacio que decidió hablar con los medios. ¿Hay que jubilar al ex presidente? Ahora, una consultora volvió con el planteo, desde una mirada más amplia. No sólo indago por el creador del PRO, sino también por Cristina Kirchner. Y los resultados anti grieta fueron contundentes. ¿Llegó la hora de los moderados? ¿Hay espacio para un tercer espacio?

El estudio al que accedió Clarín este martes es de Synopsis, una firma creada en 2015 y dirigida por el politólogo Lucas Romero. Ya insertada en el mundo de la política, mensualmente hace un trabajo que presenta antes diferentes clientes privados. La medición de junio (1.649 casos en todo el país) incluyó este debate.

“Más allá de su posicionamiento, ¿qué cree usted que sería mejor para el país? ¿Que se jubile Cristina? ¿Que se jubile Macri? ¿Que se jubilen ambos? Un 86,9% eligió alguna de estas tres opciones, contra sólo un 4,9% que prefirió “que no se jubile ninguno”. Completó un 8,1% de “no sabe/no contesta”.

Cuando se abren los porcentajes, a él le va un poco mejor que a ella. Pero, sobre todo, les va mal a los dos juntos. Un 37,9% pide “que se jubilen ambos”, un 29,3% “que se jubile Cristina” y un 19,7% “que se jubile Macri”.

La consultora discriminó también los resultados por edad. Sin grandes diferencias, los más anti grieta fueron los más jóvenes y los mayores de 65.

– Entre los de 16 a 19, un 21,8% pidió “que se jubile Cristina”, un 14,7% “que se jubile Macri” y un 52,8% “que se jubilen ambos”.

– Entre los de 30 a 49, un 26,2% pidió “que se jubile Cristina”, un 19,1% “que se jubile Macri” y un 38,6% “que se jubilen ambos”.

– Entre los de 50 a 64, un 38,4% pidió “que se jubile Cristina”, un 24,2% “que se jubile Macri” y un 24,8% “que se jubilen ambos”.

– Entre los mayores de 65, un 38,7% pidió “que se jubile Cristina”, un 24,7% “que se jubile Macri” y un 26% “que se jubilen ambos”.



Los números en Provincia, también altos​


​Synopsis también midió el fenómeno de la grieta en la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país y la base del poder electoral del kirchnerismo. Fue un relevamiento en junio, de 1.344 casos. El rechazo general fue un poco más alto, pero con números más parejos entre Cristina y Macri.

A nivel general, un 89,7% pidió “jubilar” a uno de los dos o a los dos juntos. Macri y Cristina casi empataron en sus porcentajes: 25,6% vs. 25,1%. Un 39% rechazó a ambos y apenas un 4,3% optó por “que no se jubile a ninguno”. Completó un 6,1% de “no sabe/no contesta”.

Cuando se hace el detalle por edad, en el total los más críticos son los dos grupos de adultos mayores. Pero llama la atención otro dato: entre los más jóvenes, un 63% pide “que se jubilen ambos”.

– Entre los de 16 a 19, un 13% pidió “que se jubile Cristina”, un 12,5% “que se jubile Macri” y un 63% “que se jubilen ambos”.

​- Entre los de 30 a 49, un 26,9% pidió “que se jubile Cristina”, un 30% “que se jubile Macri” y un 31,5% “que se jubilen ambos”.

​- Entre los de 50 a 64, un 27,2% pidió “que se jubile Cristina”, un 39,4% “que se jubile Macri” y un 25,7% “que se jubilen ambos”.

​- Entre los mayores de 65, un 44% pidió “que se jubile Cristina”, un 23,6% “que se jubile Macri” y un 24,3% “que se jubilen ambos”.

El análisis de un experto
A pedido de Clarín, Lucas Romero, el politólogo que dirige Synopsis, hizo un análisis de los resultados de este fenómeno anti grieta. Y se detuvo en el alto rechazo a ambos, lo que podría dar pie, en su mirada, a la generación de un tercer espacio alternativo.

– “Esta -la de a quién hay que ‘jubilar’- es una de las preguntas que nos hacemos para entender el escenario. Una lectura es efectivamente que casi un 87% quiere jubilar a alguno de los dos o a ambos. Pero también explica que hoy existen dos minorías intensas, que tienen construido un vínculo de simpatía y adhesión muy fuerte con esas dos figuras”.

– “Eso le imprime una dinámica al escenario, porque entre esas dos minorías intensas aparece una mayoría relativa, que sería la otra mitad de los votantes, que se inclina por superar esa discusión. Si uno analiza los últimos 10 años de la Argentina, los que gobernaron Macri y Cristina -sacando este año y medio de Alberto Fernández por la pandemia-, los resultados fueron pobrísimos”.

– “Por eso no debería sorprendernos que un grueso de la población quiera superar esa etapa y dejarla atrás. Pero lo interesante, más allá de esta perspectiva, es que las dos grandes coaliciones que animan la escena política, para poder ganar la próxima elección necesariamente van a tener que seducir a votantes que cuando vos les planteás esta pregunta te dicen ‘que se jubilen los dos'”.

– “Es decir, el Frente de Todos debe seducir a votantes que quieren jubilar a Cristina y Juntos por el Cambio debe seducir a votantes que quieren jubilar a Macri. Y ahí es donde las dos figuras se ven condicionadas para liderar. Por eso, todo este protagonismo que están teniendo los dos, en lugar de ayudar a ampliar sus bases de apoyo, los perjudica”.

– “Quizás en el caso de Cristina, lo hace en la provincia de Buenos Aires, donde tiene algo más de fortaleza que en la Nación. Pero aún así, en ese distrito es mayor el porcentaje que quiere que se jubilen los dos. Entonces, ahí está la dificultad: cómo hace el Frente de Todos la campaña, disimulando un poquito a Cristina, para seducir a otros votantes. Y lo mismo le pasa a Juntos por el Cambio con Macri, cuando escribe un libro que se llama ‘Primer tiempo’ y se muestra decidido a recorrer el país para presentarlo”.

– “Ahí es donde uno empieza a ver la posibilidad de que una tercera alternativa, que se construya como una opción y que pueda escapar a la lógica de Macri y Cristina, consiga esta vez algo más de volumen que en 2019”.