La inmunidad al coronavirus duraría al menos un año

Dos estudios científicos, publicados en la revista Nature y en BioRxiv, corroboraron lo que hasta el momento era una incógnita: cuánto dura la inmunidad contra el coronavirus. Los especialistas concluyeron que las células inmunes importantes sobreviven en la médula ósea de los pacientes que alguna vez se infectaron con el SARS-CoV-2 o que fueron vacunados. La inmunidad, en tanto, duraría al menos un año y hasta podría proteger a las personas durante toda su vida ya que esta mejora con el paso del tiempo, sobre todo después de haber sido inoculado.
Los científicos que participaron de la investigación creen que los pacientes que se recuperaron de coronavirus y que luego fueron vacunados no necesitarán refuerzos, mientras que aquellos que nunca tuvieron la enfermedad, sí necesitarán de las vacunas para generar anticuerpos.
Para llegar a esas conclusiones, los investigadores -dirigidos por Ali Ellebedy de la Universidad de Washington en St. Louis-, analizaron la sangre de 77 personas en intervalos de tres meses, comenzando aproximadamente 30 días después de la infección con covid. Fue así que comprobaron que las células B que conservan una memoria del virus persisten en la médula ósea y producen anticuerpos cuando es necesario, fortaleciéndose durante al menos un año desde la infección.
En los individuos analizados, los niveles de anticuerpos disminuyeron rápidamente a partir del cuarto mes post infección, lo que es un resultado positivo ya que, si la sangre contuviera grandes cantidades de anticuerpos contra todos los patógenos, “se transformaría rápidamente en una especie de lodo espeso”. Sin embargo, las células B de memoria permanecen inactivas en la médula ósea, preparadas para actuar en caso de ser necesario.
Al respecto, el inmunólogo de la Universidad de Pensilvania, Scott Hensley, señaló: “Los estudios son consistentes con el creciente número de documentos que sugieren que la inmunidad provocada por la infección y la vacunación contra el SARS-CoV-2 parece ser de larga duración”.
Por su parte, Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller en Nueva York, sostuvo: “Las células B de memoria producidas en respuesta a la infección de SARS-CoV-2 y mejoradas con la vacunación son tan potentes que frustran incluso las variantes del virus, lo que anula la necesidad de refuerzos”. Y añadió: “Las personas que se infectaron y se vacunaron realmente tienen una respuesta excelente, un conjunto excelente de anticuerpos, porque continúan desarrollándolos”.
No obstante, el especialista aclaró que no es igual la inmunidad generada por la infección del virus que la producida por la inoculación. “Las personas que no han tenido covid y han sido inmunizadas pueden eventualmente necesitar una vacuna de refuerzo. Eso lo sabremos muy pronto”, aseveró.
Los especialistas concluyeron de que las células B proliferan rápidamente y producen una gran cantidad de anticuerpos. Luego, esas células se instalan en la médula ósea, otorgando distintos niveles de anticuerpos frente al SARS-CoV-2.