Máximo y Florencia pagarán el impuesto a las grandes fortunas en 5 cuotas

El diputado Máximo Kirchner y su hermana Florencia pidieron entrar a un plan de pagos de cinco cuotas para empezar a pagar al Aporte Solidario y Extraordinario, más conocido como “impuesto a la riqueza”, una ley impulsada por el propio legislador en el Congreso.

En total, el hijo mayor de la vicepresidenta deberá abonar $7.700.889 y su hermana menor una cifra levemente inferior, $7.298.368.

El encargado de presentar la propuesta fue el abogado de ambos, Carlos Beraldi quien elevó un informe contable a la AFIP donde pide que ambos paguen el tributo en cuotas con la excusa de que que afrontan una situación judicial compleja.

El pedido de cuotificar el impuesto a la riqueza se fundó en que la Justicia determinó que las deudas fiscales de Máximo y Florencia Kirchner deben afrontarlas con los fondos que están bajo administración judicial. La contadora de los Kirchner, María Cecilia García, informó los interventores le habían dicho que no tenían disponibles los fondos para pagar el 100% del impuesto promovido por Kirchner, razón por la cual pidió un plan de pagos.

Con su fortuna embargada, el líder de La Cámpora no quedó exento de hacer frente al nuevo impuesto: quienes poseen patrimonios de 200 a 300 millones de pesos, deberán aportar un 2%. De esta manera, estarán obligados a pagar casi 12.000 contribuyentes.

¿Cómo es la escala planteada? Quienes tiene patrimonios de 200 millones de pesos deberán tributar un 2%. Esa tasa se eleva a 2,25% para fortunas entre 300 y 400 millones de pesos; a 2,50% entre 400 y 600 millones de pesos. El ascenso continúa al 2,75% para quienes sean dueños de una fortuna de 600 a 800 millones de pesos.

La escala sigue: 3% de impuesto a los patrimonios de entre 800 y 1.500 millones de pesos; 3,25% a los de 1.500 millones a 3.000 millones, y finalmente el 3,5% a quienes posean bienes por encima de los 3.000 millones de pesos.

Con su fortuna completamente embargada, el diputado Máximo Kirchner quedó incluido en el universo de contribuyentes que deben pagar este impuesto a las riquezas, ya que declaró tener 292 millones de pesos: en un año sus bienes crecieron casi un 50%.

El patrimonio del hijo de la vicepresidenta es en gran parte producto de los bienes heredados por Néstor Kirchner. Ese acervo patrimonial incluye 25 propiedades, la participación accionaria en tres empresas (Los Sauces SA, Hotesur SA, CoMa SA), había un conjunto de plazos fijos que derivaron años después en los 6 millones de dólares que la Justicia encontró en una caja de seguridad a nombre de Florencia Kirchner.

Ambos deberán pagar el gravamen a las grandes riquezas, así lo detalla un informe contable al que accedió Clarín y que fue elevado al Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5), dos de sus jueces -Daniel Obligado y Adrián Grünberg-, decidieron hace más de veinte días, devolverle a los Kirchner el manejo de las empresas investigadas por lavado de dinero, y la administración de las propiedades.

Lo que ocurre es que continúan embargados en las dos causas por maniobras de blanqueo. Por ese motivo, por no poder disponer de su fortuna y como aún no se realizó el traspaso de las respectivas administraciones que durante cuatro años, estuvieron a cargo de interventores judiciales, la contadora de la familia pidió que ambos hijos de Cristina Kirchner ingresen a un plan de pagos para dicho impuesto.

El pedido se funda en que la Justicia determinó que las deudas fiscales de Máximo y Florencia Kirchner generadas por los impuestos que deben afrontar por el patrimonio intervenido “sean abonados con los fondos del condominio”, recordó la contadora María Cecilia García.

Según la documentación presentada ante la Justicia se presentó la Declaración Jurada correspondiente al aporte solidario y extraordinario establecido en la Ley 27.605 que arrojó un saldo a favor de la AFIP que asciende a poco más de siete millones y medio de pesos, respecto a Máximo Kirchner y una cifra similar sobre su hermana El plan propuesto es de cinco cuotas cada uno, lo que generará que por intereses aplicados terminen pagando, el diputado cerca de 8,3 millones de pesos y Florencia Kirchner unos 7,6 millones de pesos. El 26 de septiembre de este año, concluirán de pagar el impuesto a la riqueza según la simulación aportada por la contadora.

La Justicia a través de la intención del Condominio, empezó además a pagar la moratoria a la que Máximo Kirchner accedió por deudas fiscales de casi 4 millones de pesos generadas por el conjunto de propiedades heredades. La deuda de su hermana es similar y también está incluida en un plan de facilidad de pagos. Son 96 en total, pero una vez que vuelvan a manejar ellos sus propiedades y empresas, deberán hacerse cargo de las acreencias ante la AFIP también.

La fortuna de los Kirchner
Desde marzo de 2016 Cristina Kirchner concedió todo su patrimonio en partes iguales a sus dos hijos, lo que también incrementó los bienes declarados por el diputado nacional.

Desde entonces la principal fortuna de la familia Kirchner la tiene Máximo. Ante la Oficina Anticorrupción (OA) declaró tener 291.739.213,02 pesos, lo que representa un incremento de casi 100 millones en un año en relación al período fiscal anterior. Esta cifra es superior al patrimonio que tenía Cristina Kirchner cuando dejó la Casa Rosada, cuando declaró bienes por 77 millones de pesos.

El diputado nacional declaró entre sus bienes una caja de ahorro en dólares, con 516.072,46 dólares producto de la herencia, que según admite equivalían a 30.804.365,14 pesos cuando firmó la declaración.

No es lo único que declaró en moneda extranjera. En su declaración jurada también consignó otra caja de ahorro con 2.332.000 dólares, también producto de la herencia, lo que en moneda local equivale a 139.197.080 pesos. Es decir que Máximo dijo tener un total de 2.848.072 dólares. Casi tres millones, con un tipo de cambio de 59,69 pesos. Se convierte en la principal base de su riqueza.

Respecto a las propiedades que declaró​, de esos 27 inmuebles dos los compró con ingresos propios y los restantes son producto de la herencia recibida: Tienen un valor de $ 89.801.321.

Pese a la cifra declarada, Máximo Kirchner enfrenta dos procesos judiciales por lavado de dinero y en una de esas causas fue procesado como organizador de las maniobras delictivas, siendo la vicepresidenta la jefa de la asociación ilícita, según sostiene la acusación.

En total sus embargos superan los 900 millones de pesos.