Habrá nuevo aumento en las cuotas de la medicina prepaga en abril y mayo

La medicina prepaga aumentará nuevamente, un 4,5 por ciento en abril y un 5,5 por ciento en mayo, luego de que el sector llegara a un acuerdo por la cláusula de revisión de paritarias. Así, las subas que deben ser notificadas a unos cuatro millones de afiliados se sumarán al incremento aplicado a partir de marzo, equivalente a un 3,5 por ciento, según indicaron fuentes del sector.

En diciembre se había autorizado un ajuste del 7 por ciento para febrero, pero 24 horas después el presidente Alberto Fernández ordenó derogarlo. La decisión tomó por sorpresa a los prestadores, que en el momento realizaron consultas informales y luego mantuvieron reuniones con el jefe de Estado.

Los próximos aumentos ya fueron anunciados por el Gobierno a las empresas, pero resta que se oficialicen. Para aplicar las actualizaciones, los afiliados deben tener la notificación treinta días antes, por lo que es posible que deban ser abonadas en mayo con retroactivos incluidos.

El sector de la medicina privada reclama desde el año pasado aumentos en la cuota de las prepagas para «compensar la inflación» y había advertido que la medicina privada afrontaba una «crisis de financiamiento». La Confederación Unión Argentina de Entidades de Salud advirtió que la medicina prepaga tuvo sólo un alza del 13,5 por ciento en un contexto en el que la inflación fue de 36,1 por ciento.

A eso se suma el aumento salarial otorgado en el sector de la salud ante el acuerdo de revisión paritaria por inflación. La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA) pautó con las cámaras empresariales una recomposición salarial total para 2020 que llega al 36,1 por ciento. Ante la falta de acuerdo, FATSA llegó a implementar medidas de fuerza mediante asambleas, lo que quedó luego sin efecto por el nuevo incremento.

Al oficializar la última actualización, el Gobierno había argumentado que «al observar la variación que sufrieron los costos en salud, resulta necesario contemplar que los mayores costos del sector y la valiosa y necesaria inversión que han debido realizar los prestadores para hacer frente a la pandemia y evitar el colapso del sistema sanitario».

Fuente: Página 12