Aumentos: “La mitad del precio de la nafta son impuestos, el litro que se vende a $84 vale $42”

El presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (CESANE) Faruk Jalaf sostuvo que “el que paga las consecuencias es el cliente. Culpan a las estaciones subir los precios pero no al Estado. La mitad del precio de la nafta son impuestos, es decir que el litro de nafta que se vende a 84 pesos, vale 42 pesos”.
Al primer minuto del día martes aumentó nuevamente el precio en los combustibles, algo anunciado semanas atrás y que seguirá por al menos tres meses llegando a un 18% en ese lapso.

Fueron 8% en la suba que generó malestar en la clientela como también a empresarios quienes son culpados por los aumentos.

En declaraciones a RADIO STOP, el presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (CESANE) Faruk Jalaf manifestó que “el que paga las consecuencias es el cliente, no sólo yo. Me culpan a mí por subir los precios, no a las Petroleras o al Estado. El cliente no sabe que la mitad del precio de la nafta son impuestos, o sea que el litro de nafta que yo vendo a 84 pesos, vale 42 pesos”,

Apuntó hacia la rentabilidad de las estaciones y advirtió que están en una situación crítica; “de 5 pesos que aumenta el combustible se gana un 40 centavos, lo que suben son los impuestos y los pagan los clientes con las subas y nosotros con las pocas ventas”.

“El cliente no te pide litros sino que te pide por un cierto monto de dinero, cada vez que viene a la estación se vende la misma plata pero no el volumen y representa menos” explicó.

Indicó que se atraviesa una situación crítica ya que “nos alcanza para poder cubrir costos operativos, cada vez son más exigencias lo que hace imposible el funcionamiento de las empresas”.

En ese sentido cuestionó la falta de ayuda del estado; “recibimos solamente dos meses de ATP, nos piden cada vez más, si ganas están presentes pero en las pérdidas no están para ayudarte”.

Añadió que “No somos los formadores de precios. Somos los más chiquitos, los más débiles en la cadena de producción. No tenemos información de las subas, nos enteramos más por los medios que por las Petroleras”.