Inflación: Este año se puede comprar 21 kilos menos de carne con un salario mínimo que en 2020

Sumar la carne vacuna a la mesa diaria es una tarea cada vez más complicada. Durante los primeros dos meses del 2021, los alimentos han protagonizado algunas de las alzas más marcadas. Pese a estar en el eje de la preocupación oficial, que llevó a buscar un pacto de precios y salarios, el Gobierno aún no encuentra una solución y los argentinos hacen malabares para poder cubrir las cuotas nutricionales mensuales.

Según reveló un trabajo del Ieral de la Fundación Mediterránea, en enero y febrero el salario promedio (el mínimo actualmente es de $21.600) alcanzó para comprar sólo 106 kilos de carne por mes, lo que representó una fuerte baja en comparación al mismo período de 2020, cuando el número fue de 127.

El economista en jefe de la institución, Juan Manuel Garzón, afirmó que “el poder de compra está bajo, no sólo contra la carne, sino contra todos los bienes de la economía”. En ese contexto, consideró que “se están combinando dos factores”.

“Uno se vincula con que los precios han subido bastante por una oferta relativamente escasa para abastecer los dos frentes, tanto el interno como externo”, argumentó en diálogo con la agencia Noticias Argentinas. El otro elemento, según puntualizó, es “el poder de fuego de los salarios contra todos los bienes”, que está “muy deteriorado luego de tres años de crisis”.

De acuerdo con la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina, (CICCRA), el mes pasado el consumo de carne vacuna por habitante alcanzó los 49 kilos, profundizando la tendencia negativa del 2020, año en el que la cifra fue la más baja en un siglo.

En ese escenario, el gobierno de Alberto Fernández apuesta al acuerdo de precios con los frigoríficos exportadores para dar impulso a las ventas. La iniciativa oficial comenzó a regir en febrero en grandes cadenas supermercados y el Mercado Central. Sin embargo, fue criticada por los representantes de las carnicerías por entender que, al no estar incluidas, se genera una “competencia desleal”.

El jueves pasado, el Indec reveló que la inflación de febrero fue de 3,6% y sumó 40,7% en los últimos 12 meses. En enero, había marcado 4%, al igual que en diciembre pasado. Se trató del punto máximo desde noviembre del 2019.

Fuente: TN