Febrero: En 15 días la inflación ya alcanzó 3,6%

El alza en los productos primarios y los alimentos ya tiene impacto. En los primeros 15 días del mes el IPC subió 3,6%.
Tras el impulso que registraron los precios mayoristas en enero (5,6%), la inflación de febrero presagia una suba de los precios por encima de los niveles esperados para un mes estacionalmente bajo en materia de aumentos. Los economistas estiman que este mes ya tendría un piso de subas del 3,3%.

Federico Furiase, economista de la consultora Eco Go cuenta que sus estimaciones preliminares sobre la inflación de febrero rondan un alza del 3,2% al 3,5%. “Pero los alimentos sigue estando en un nivel alto, del 4,5% y estos reflejan en buena medida el impacto de los precios mayoristas”, dice. “Buena parte del impulso viene por las alzas de los productos primarios debido al precio de los commodities. Obviamente también desde el lado de los bienes de consumo importados, que van muy asociados al ritmo de devaluación y sobretodo en un contexto donde hay brecha y restricciones a las importaciones”.

El economista ratifica que “en algunos productos dolarizados se empieza a notar una suba en los precios, inclusive por encima del movimiento del tipo de cambio oficial. Por la filtración de la brecha en la inflación”. En resumen, estos dos aspectos muestran cómo los precios mayoristas se reflejan en la inflación minorista: por los precios internacionales que pegan en los productos primarios y también por los productos importados que pegan básicamente en los bienes de consumo”, señala.

Los precios mayoristas acumulan, según el INDEC, un alza de 40,8% en los últimos doce meses.

En la medición de los precios que realiza la consultora Ecolatina, el IPC GBA trepó 3,6% entre la primera quincena de febrero y el mismo período de enero. La desaceleración respecto de enero (4%) del nivel general no se trasladó al IPC núcleo, que se mantiene en 4% y refleja la fuerte inercia del proceso inflacionario.

Desde la consultora señalan que “si bien la carne vacuna cerraría el mes creciendo a un ritmo similar al del resto de los precios, se espera un mayor dinamismo de bienes de consumo masivo, a diferencia de lo ocurrido en los últimos meses”.

Lorenzo Sigaut Gravina, director de la consultora, anticipó que “la aceleración de la inflación, más marcada aún en el sensible rubro alimentos y bebidas, generó una reacción dual del Gobierno. Por un lado, insistir en la estrategia fútil de controles de precios. Por el otro, comenzar a utilizar el tipo de cambio oficial como ancla para contener la suba de precios de los productos transables. Esta riesgosa estrategia -podría alterar la frágil calma cambiaria alcanzada- moderaría la suba de precios en el corto plazo, ayudando a encauzar las próximas negociaciones paritarias. No obstante, lograr que la mayoría de los acuerdos cierren en torno a la intención oficial del 30% en un año electoral no será nada sencillo: el salario real cayó por tercer año consecutivo en 2020 y la suba de precios superaría 10% durante el primer trimestre del año”.

En la consultora Orlando Ferreres & Asociados, el dato preliminar de inflación de febrero (promedio de dos semanas del mes vs. promedio de cuatro semanas del mes anterior) fue de 2,8% mensual, mientras que la inflación núcleo registró una variación del 2,3%. De esta manera, la inflación mensual tendría un piso del 3%, según Fausto Spotorno, economista de esa consultora.

Según Juan Ignacio Paolicchi, de Empiria, «generalmente los precios mayoristas no tienen un impacto lineal sobre los precios minoristas. Hace siete meses que vienen subiendo por encima de la inflación minorista. Esto no quiere decir que no tengan un impacto, dado que en cierta medida siguen de cerca los costos que enfrentan las empresas”, dice.

“Pero también puede pasar que la inflación baje y los precios mayoristas sigan por encima, o al revés”, dice el economista. “Pero tampoco carece de lógica que los precios mayoristas suban más que la inflación minorista cuando el tipo de cambio sube al 3,5% mensual, dado que hay un componente más significativo de transables dentro de la canasta de este indicador”.

Según el analista, “otro componente que impacta en la inflación minorista (moderando la suba del IPC vs. mayoristas) son los precios regulados, que permanecen congelados hace un buen rato. Eso hace que el IPC suba transitoriamente menos que el IPIM”, explicó.