Según Came, en el primer mes del año, el índice de ventas minoristas pymes cayó 5,8% anual

Las familias volcaron buena parte de su dinero a vacaciones y cancelaciones de deudas, afectando el consumo de bienes. En los centros turísticos se apuntó más a la adquisición servicios que de bienes. Hubo cierta reticencia al pago con tarjeta, excepto en el comercio electrónico, que sigue ganando mercado. Los datos corresponden a un informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

El índice de ventas minoristas se redujo 5,8% anual en enero, previsible en el difícil contexto económico que se atraviesa. Hubo mucha prudencia al momento de gastar, aunque algunas ofertas generosas fueron tentadoras, especialmente en rubros como indumentaria.
En la magnitud del declive incide que se está comparando con enero 2020, cuando el consumo estaba a pasos de revertir su tenencia negativa. De todos modos, el 64% de los comercios consultados manifestaron que sus operaciones a precios constantes bajaron. “Tenía mejores expectativas de lo que resultó, hubo pocos turistas en mi negocio en relación con otros veranos”, comento el dueño de una vinería de Mar del Plata.
Además del descenso en los ingresos y la delicada situación financiera de las familias, influye la decisión de priorizar el gasto en servicios vinculados a las vacaciones y la menor capacidad de atención al público por los protocolos a cumplir. “La caída de venta en nuestro caso es consecuencia del cuidado y los protocolos que llevamos adelante como precaución para el cliente y los empleados”, declararon desde un local de panificados.
Los datos surgen de la medición de CAME en base a 1000 comercios de todo el país relevados entre el lunes 1 y el viernes 5 de febrero por un equipo de 30 encuestadores localizados en las capitales del país, GBA y CABA. A partir de 2021 se comenzó a informar ventas en base a un indicador construido sobre la variación anual en facturación informada por los negocios relevados, con base 100 en enero de 2019 (ver anexo metodológico en web de CAME).
En general los comercios no tenían grandes expectativas para enero, después de un diciembre pobre. Incluso el 43% de las pymes consultadas creen que la situación de este año será igual a 2020. Un 50% piensa que mejorarán, mostrando así una perspectiva más alentadora que meses anteriores.
Las ventas online continuaron ganando mercado, y cada vez son más tanto las empresas como los compradores que utilizan esa vía. Lo que más se usa son redes sociales.
-Los rubros con menos caídas interanuales en el mes fueron Alimentos y Bebidas (-2,1%), Farmacias (-3%), Electrodomésticos y artículos electrónicos (-3,9%), Ropa y artículos deportivos (-3,2%) y Ferreterías, materiales eléctricos y para la construcción (-4,4%). En este último caso, a pesar de las subas con que llegan los productos al comercio. Como sucedió en diciembre, los cinco sectores descendieron por debajo del promedio general.



Las bajas anuales fueron más profundas para Mueblerías, decoración y artículos para el hogar (-10,3%) y Calzado y marroquinería (-11,7%).
En Librerías y Jugueterías, donde el despacho disminuyó 9,7%, a un diciembre flojo se le sumo un enero con Reyes Magos poco generosos en regalos lo que impactó puntualmente en las jugueterías. Hubo poca salida y los artículos más económicos. De todos modos, hubo un consumo más o menos constantes durante todo el mes y se realizaron ventas de fin de año que quedaron pendientes. En las librerías, las operaciones se mantuvieron bajas ante la incertidumbre del comienzo de clases.
En Indumentaria, el índice se redujo 9,2% anual. Los comercios declararon que en este rubro además del menor poder adquisitivo, impactó más la incertidumbre que la inflación. Hubo temor a comprar en cuotas y utilizar tarjetas. Igualmente, la gente aprovechó las ofertas. Se observaron muchas liquidaciones y oportunidades 2×1 especialmente en ropa femenina y calzados.
En Electrodomésticos y artículos electrónicos (-3,9% anual), hubo faltantes de productos, especialmente importados. Igual las ventas se movieron alrededor de los planes de financiamiento. Los locales consultados señalaron que fue poca la salida en el sector de audio, pero más alta en televisores led.
En Farmacia (-3% anual) hubo movimiento con bastante normalidad, pero es de los comercios donde más se respetan los protocolos, lo que reduce la capacidad de atención al público, especialmente los que van en busca de productos alternativos a la medicación. (Fuente: CAME)