Otro hotel cerró por la pandemia y remata sus artículos

Se trata del Hotel Natural Iguazú ubicado sobre la avenida Córdoba 341. Debido a los altos costos para abrir nuevamente sus puertas que no se condicen con las pocas reservas, decidieron rematar el mobiliario y cerrar el lugar.

Jorge Burton vive en Iguazú hace 17 años, hasta hoy era el dueño del hotel Natural Iguazú, pero debido a la pandemia, decidió cerrar el emprendimiento y rematar todo lo que podía del lugar para empezar de nuevo.
A los cierres y mudanzas masivas de locales comerciales el año pasado, en los primeros días del 2021 emprendiemientos hoteleros con 10 o más años de funciomiento, tomaron la misma desición. Este es el caso del Hotel Natural Iguazú que se encontraba en pleno centro de la ciudad, sobre la Avenida Córdoba.

Consultados sobre como tomó la decisión, su dueño explicó: “Aunque no pareza, tomar la decisión fue muy fácil. Sobrevivimos el año pasado, vendiendo nuestras cosas con la esperanza de que se renueve el turismo primero en julio, después en septiembre, después en verano. Pero si uno se pone a mirar la situación nos espera un año igual o peor. Para que sea rentable abrir, el movimiento turístico tiene que ser el que teníamos en febrero o marzo del año pasado. Ahora no llega ni al 10% del movimiento normal y abrir ahora sería solo para perder plata”.

Burton relató que al estar en un lugar céntrico, ubicado a dos cuadras de la terminal de ómibus, por la misma calle, se trabajaba muy bien durante todo el año y manteniendo una ocupación cercana al 100%. Además destacó que, si bien el lugar era alquilado, los dueños del lugar “se portaron muy bien” y desde abril no le cobran el alquiler, sin embargo, debido a la situación consideró que lo más justo era cerrar el lugar y darle el paso a otro que pueda generaringresos allí. Respecto a las políticas de contención al sector por parte del gobierno, destacó el ATP que recibieron los trabajadores, pero apuntó contra el municipio afirmando que “no hizo nada para ayudarnos ni contenernos”.

En lo que respecta al remate, que solo fue anunciado por redes sociales, fue positivo. A pesar de que la cita era a las 14 horas, “desde las 9 de la mañana ya vino gente a preguntar y se vendió casi todo”comentó una de las encargadas de recibir a los interesados. Similares situaciones vivieron otros emprendimientos que tomaron la misma desición, ya que los vecinos de la ciudad también aprovechan esta situación para hacerse de moviliario de calidad, en buen estado a un precio de remate. Se podían encontrar en el lugar colchones desde 4 mil pesos, televisores smart por 35 mil pesos, chifoniers desde 6 mil , heladeras exhibidoras por 45 mil y juego de sábanas desde 800 pesos que fueron los artículos que rápidamente se agotaron.

Respecto a su medio de sustento luego del cierre, Burton respondió “No voy a arrancar otro emprendimiento de nada, nunca más en este país” y afirmó que se dedicará al mantienimiento de una chacra que posee en la zona periférica de la ciudad de la cataratas conocida como “las 2000 hectáreas”. “La tierra es rica, lo que plantas crece y vamos a aprovechar eso por ahora, más adelante no sé lo que voy a hacer”.

 

La Voz de Cataratas