Arroyo aseguró que los nuevos planes sociales tendrán “contraprestaciones”

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, habló sobre el estado actual de los planes sociales y de cara al futuro del país. Luego de que el Gobierno confirmara que tanto el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) como el programa de Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP) no tendrán continuidad, el funcionario aseguró que se debe insistir en la consolidación de un “ingreso social ciudadano”.
Arroyo sostuvo que este ingreso servirá “como base de reconstrucción” y que en países europeos como España y Alemania “está muy instalado”. “Todo apoyo económico tiene que tener una contraprestación por el trabajo”, destacó sobre el programa Potenciar Trabajo.
Asimismo, sobre este plan resaltó que incluirá la iniciativa Inclusión Joven, la cual alcanza a jóvenes entre 18 y 29 años. La misma involucra una serie de becas por 12 meses de $8.500 para “proyectos productivos, culturales y educativos” así como también para que concluyan sus estudios secundarios.
Sobre la reciente cifra de pobreza que el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, la cual arrojó una aproximación de que casi el 44% de los argentinos son pobres, calificó de “crítica” la situación del país. “Tenemos 11 millones de personas con asistencia alimentaria. En las últimas semanas el número empezó a bajar, pero es una verdadera situación crítica”, expresó.
Asimismo, Daniel Arroyo aseguró que el IFE sirvió para marcar “el verdadero nivel de informalidad que hay en la Argentina. Hay entre 15 y 16 millones de personas que se beneficiaron con él, 9 millones de familias. Marca el verdadero nivel de informalidad del país”, comentó.