Jueza arrebató a una nena de 4 años de su familia: “estamos destruidos, la justicia nos sacó nuestra niña”

Un día desgarrador se vivió frente al juzgado de Familia N° 1 de Eldorado. Allí la jueza Corina Jones le quitó a al matrimonio Dávalos-Rodríguez la tenencia de una niña de 4 años que crían desde su nacimiento y le otorgó la tenencia a una pareja de policías que viven en Posadas. La magistrada además le impuso un bozal legal a la pareja y a sus abogados. La niña fue retirada del juzgado por efectivos de la policía en un operativo al mejor estilo película

El caso es de una niña de 4 años que fue adoptada cuando tenía 2 meses de vida, por un vecino de la ciudad y su esposa, fue repentinamente arrancada del seno familiar por decisión de la jueza de familia Corina Jones, y entregada a una pareja de mujeres policías de la ciudad de Posadas.

Andrea Dávalos, tía de Antonela, fue la encargada de dialogar con la prensa puesto que tanto los padres de la menor como sus abogados se encuentra imposibilitados de hablar porque la magistrada les aplicó un bozal legal.

La madre biológica de la pequeña es una paciente psiquiátrica, tiene ezquizofrenia y vive en la calle. En ese marco la familia Dávalos la adoptó desde recién nacida y nunca dejó de tener contacto con la familia de sangre.

“No nos dieron ningún tipo de explicación, solamente les citaron a mi hermano y cuñada al juzgado para quitarles a la niña. Pedimos por favor que la devuelvan. Es injusto que luego de casi cuatro años de vivir con su familia quieran llevarle con desconocidos”, refirió la tía.

Agregó que: “Yo tengo un hijo de 4 años, con el cual Anto jugaba todo el día. Hoy se la llevaron desvanecida, la nena no paraba de llorar, le están causando un daño psicológico irreversible. Tengo entendido que se la entregaron a dos mujeres policías de Posadas que son pareja, pero no sabemos ni dónde la llevaron, estamos desesperados”.

En imágenes viralizadas en las redes, se ve a los padres y otros familiares de la pequeña llorando y suplicando que no se lleven a su hija. Los gritos son desgarradores: “Acá te espero, Anto”, clama la mamá de rodillas, “acá te espero mi amor, necesitamos justicia, Antonela vení”, grita afuera del juzgado, ubicado en la calle Dinamarca, de la Capital del Trabajo.

Desde las 10 de la mañana y hasta las 20 horas, la familia Dávalos estuvo frente al Juzgado de Familia, ubicado en el kilómetro 9, para solicitar explicación del porqué Antonela fue arrebatada de su familia.

En ese contexto, la tía explicó que el proceso legal era el normal y contaban con la guarda con fines de adopción: “Mi hermano y cuñada hicieron todos los trámites de adopción, el mismo Juzgado que les dio el bebé con solo 2 meses de vida, hoy se lo quitaron sin explicación. Los llamaron temprano diciendo que a las 10 tenían que estar presentes. No mandaron una citación al domicilio por escrito con días de antelación, solamente llamaron y dijeron que en unas horas tenían que estar allá”.

Además, la hermana del padre explicó que, desde que la nena fue adoptada, crearon un vínculo con su familia biológica para que la niña no pierda sus orígenes: “Jamás los apartamos de su vida, al revés, en cada acontecimiento de la pequeña estuvieron juntas las dos familias, vivimos cerca una de la otra, la ven con frecuencia”.

Leandro Dávalos, dijo que ya no sabemos que hacer, hoy no vamos a dormir, nos sacaron a nuestra nena. “Me da mucha impotencia porque nunca hubo nadie que nos diga lo que está pasando, no nos dieron ningún tipo de explicación desde el juzgado, es como que están tratando con un paquete, manifestó.

“La primera vez que tomó la mamadera, lo hizo mi mamá, ella ahora está destruída, sostuvo Leandro, “ella (Antonela) todas las mañanas a las 8 de la mañanas se levantaba y le esperaba a su abuela”.

 

Eldópolis