En último pago del IFE será en diciembre

Así, quedarían fuera las personas que cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH) -prestación que llega a los hogares de desocupados y trabajadores informales- y la Asignación Universal por Embarazo, monotributistas de las categorías más bajas y el personal de casas particulares. Todos representan al menos dos tercios de los actuales beneficiarios.

La razón para la limitación de beneficio es simple: desde el Gobierno aseguran que la economía ya está en funcionamiento, por lo que no hay margen para más asistencialismo. Cada cuota del IFE costó 85.967 millones de pesos, en total se pagaron tres. Con esta disminución, el pago del bono en diciembre representará unos 28.000 millones de pesos.

Uno de los puntos clave de la negociación con el organismo multilateral de crédito, con el que buscará cerrar un nuevo programa económico, estará centrado en el déficit fiscal. Según las proyecciones del equipo del ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Presupuesto 2021 se prevé un déficit financiero de 6%, lo que implica un recorte de seis puntos respecto de la caída que tendrá la economía este año.

“El IFE es un bono, la idea es que desaparezca. Cerca de un tercio de la gente ya volvió a trabajar”, explicó un hombre al tanto de cada paso que da la administración de Alberto Fernández sobre estos temas.

Este será el cuarto y último pago del Ingreso Familiar de Emergencia, instrumento que se ideó para evitar el colapso de la franja más vulnerable de la sociedad. El primer pago se pagó entre abril y mayo; el segundo, entre junio y julio, y el tercero, en agosto.

Del universo actual, según los datos de la Anses, que lidera Fernanda Raverta, casi 5 millones son mujeres y el rango etario en donde más se concentraron los beneficios es entre los 25 y 34 años; unos tres millones de personas.



Fuente: La Nación