Vecinos protestaron pidiendo abrir la frontera con Brasil en Iguazú

La auto convocatoria a la manifestación se había realizado a través de whatsapp, nucleando en principio a los trabajadores del turismo en general. Cuando llegó el momento no se vieron caras de dirigentes ni referentes del turismo en la misma, sino en gran mayoría de los vecinos que vive de la frontera.

Ocho meses desde el inicio de la pandemia el puente Tancredo Neves se encuentra bloqueado para el ingreso y egreso del público en general, solamente el tráfico de transporte de carga internacional para evitar desabastecimiento, transita por allí.

La vida en la frontera es diferente a las demás localidades del país, e Iguazú siempre se diferenció por eso. Reconocemos que el ingreso de los vecinos brasileños hace a la economía del lugar, ya que son los que realizan las compras diarias y utilizan los servicios de gastronomía sobre todo en la ciudad.

A los que marcharon ayer, fueron seguidos por las redes sociales, y se escuchó decir. “no fue nadie”, claro, fue la gente que quiere que se abra el puente, los demás parece que no.
Las manifestaciones aisladas quedan en la anécdota y ya forman parte del paisaje, no cobran fuerza por la falta de apoyo de todos los sectores.
Se supo que algunos “referentes” si bien apoyaban la medida para que ingresen los vecinos brasileños, tuvieron que dar marcha atrás para no quedar mal parados y acompañar una nueva propuesta de apertura. No hubo consenso de apoyo ya que cada uno tiene su propia idea de economía.

Lo cierto es que el gobernador de Misiones fue muy claro con respecto a la apertura de la frontera, “las condiciones sanitarias no son seguras en la actualidad, ya que la ciudad brasileña de Foz presenta un alto índice de contagios y Iguazú es la que mayor cantidad de infectados está reportando dentro de Misiones” dijo.

Pero si se trabaja en un protocolo estrictamente controlado para el ingreso de un cupo de personas por día, para que utilicen los servicios de la ciudad? Sería posible?
La apertura del puente debe beneficiar a todos y no solo a un sector, esto desde el principio hay que ponerlo en la balanza.

Lo cierto es que los vecinos preocupados por la economía de sus hogares, continuará manifestándose en la ruta hasta que alguien los escuche.
Los demás seguirán en sus casas viéndolos por redes sociales.

 

(LaVozDeCataratas- Kelly Ferreyra)