YPF deberá pagar una indemnización de US$150 millones por cancelar un contrato

Menos de dos años duró el sueño de YPF de exportar gas por barco a países no limítrofes. Luego de haber firmado un contrato con la empresa belga Exmar para alquilar un buque de licuefacción (convierte el gas a estado líquido), la petrolera anunció que rescindía el contrato y deberá pagar una indemnización de US$150 millones.

El acuerdo, firmado en noviembre de 2018 por 10 años, se concretó bajo la gestión del expresidente de YPF Miguel Gutiérrez, en un contexto en el cual sobraba gas en el país la mayor parte del año (cuando sube la temperatura) y exportarlo como gas natural licuado (GNL) se veía como una alternativa a desarrollar.
Pero el contexto cambió: la pandemia derrumbó los precios de los US$8 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector) a menos de US$3, haciendo que no sea rentable el negocio. Además, en el país dejó de sobrar el suministro; de hecho, la semana pasada, el Gobierno lanzó un nuevo programa de estímulo para recuperar la producción.

En el contrato fijaba que YPF le pagara entre US$5 y US$8 millones por mes a Exmar por tener la barcaza amarrada en el puerto de Bahía Blanca, donde años antes estuvo el buque regasificador para las importaciones de GNL (el proceso inverso). El buque Tango FLNG llegó al país en febrero de 2019 y la primera exportación de gas líquido fue en septiembre de ese año (pasada la época invernal).

Según fuentes de la petrolera, el resultado total de la operación de la barcaza finalizó con una pérdida aproximada de US$145 millones, tras realizarse solamente cinco exportaciones, por un total de 80.500 metros cúbicos (m3) de GNL.

“El precio de break-even del GNL que necesitaba el proyecto para ser rentable era superior a US$10 el millón de BTU. Los pagos mensuales de YPF a Exmar por el contrato estaban previstos entre US$5 y 8 millones por mes durante 10 años. No se mitigó los costos del proyecto con una contractualización de largo plazo”, dijeron en la compañía con control estatal, en crítica a la anterior gestión del macrismo.

En junio pasado, YPF notificó la suspensión de los pagos de facturas pendientes “invocando razones de fuerza mayor” por los efectos de la pandemia. Exmar rechazó la declaración e inició un proceso de arbitraje en Londres. En estos meses, ambas compañías comenzaron un proceso de negociación y se llegó a un acuerdo para terminar los contratos y finalizar el arbitraje mediante el pago de US$150 millones, que incluye el monto correspondiente a las facturas pendientes.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el lunes 19 de octubre
YPF cancelará este monto con un pago inicial de US$22 millones y la suma restante se abonará en 18 pagos mensuales, según informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV).