A partir de este mes, el sueldo mínimo, vital y móvil pasa a $18.900, poco más de 100 dólares

El dólar blue (el único disponible) subió a $182,00 en la jornada del martes, por lo que el nuevo salario mínimo, vital y móvil en Argentina queda levemente por encima de los 100 dólares. 

 

El gobierno de Alberto Fernández oficializó este martes el aumento en tres tramos del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que en marzo próximo llegará a los 21.600 pesos.
Según el cronograma oficializado, a partir del primero de este mes, el sueldo mínimo, vital y móvil será de 18.900 pesos para aquellos que cumplan una jornada laboral completa, y de 94,50 pesos para los jornaleros; y desde el 1° de diciembre, esas sumas pasarán a ser de $20.587,50 y $102,94, respectivamente.

Finalmente, la suba se completará a partir del primero de marzo del 2021, cuando el salario mínimo por mes para los trabajadores de tiempo completo se fijará en 21.600 pesos, y el de los jornalizados, en 108 pesos por hora.


Por otra parte, el Poder Ejecutivo también confirmó una actualización de los montos mínimo y máximo de las prestaciones por desempleo, los cuales quedaron en 6 mil y 10 mil pesos, respectivamente.

La propuesta de estos aumentos fue analizada la semana pasada por el sector empresarial, dos de las centrales obreras y el ministerio de Trabajo durante la reunión del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, presidido por Moroni, que deliberó de manera virtual ante la pandemia del coronavirus Covid-19 en el país.

En los considerandos de la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno hizo referencia a esa reunión, realizada el miércoles pasado, y de la que participaron representantes “tanto del sector empleador como del sector trabajador”.

En este sentido, se remarcó que el salario mínimo debe ser definido por ese Consejo Nacional, “teniendo en cuenta los datos de la situación socioeconómica, los objetivos del instituto y la razonabilidad de la adecuación entre ambos”.

La ley establece que este ingreso básico “debe asegurar alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”, un objetivo que con los años se fue desdibujando porque se transformó sólo en un valor de referencia.