El Gobierno reconoce que habrá un “aumento importante” en los índices de pobreza

En medio de la cuarentena por coronavirus y con todas las duras consecuencias derivadas de la misma, este semana la Argentina conocerá finalmente los nuevos datos oficiales sobre la pobreza en el país, que difundirá el Indec.

Con este marco, las expectativas no son buenas y se esperan número impactantes. En este sentido, dijo Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social: “Sin duda van a dar un aumento importante”; y agregó “Lo primero es recuperar a los que cayeron en la pobreza en la pandemia”.

La economía argentina viene duramente golpeada desde mucho antes de la aparición de la pandemia, pero el virus y el parate de actividades ha empeorado aún más la compleja situación. Así las cosas, el Indec dio a conocer esta semana pasada los índices de desocupación, algo que está directamente relacionado con la pobreza, y la cifra llegó hasta un preocupante 13,1%.

Vale destacar que estos números sacaron a relucir que la situación es la peor y la más grave desde el año 2005.

En este contexto, y con sectores productivos cuya actividad no logra ponerse en marcha, el gobierno reconoce la delicada situación social. “Los índices de pobreza sin duda van a dar un aumento importante. Lo primero es recuperar a los que cayeron en la pobreza en la pandemia”, señaló Arroyo este sábado en declaraciones a Radio 10. También Arroyo sostuvo desde su casa (donde se recupera tras haber contraído covid-19) que “la segunda cuestión” es poner toda la atención en la “pobreza estructural”.

“Hay cinco sectores productivos que son los más dinámicos, la construcción, producción de alimentos, actividad textil, economía del cuidado y el reciclado, donde hay mano de obra intensiva para reconstruir el trabajo”, dijo. “Pusimos en práctica el plan Potenciar Trabajo, que ya está vigente en 22 provincias para llevar adelante proyectos productivos en estos cinco sectores”, destacó el ministro.

Si las presunciones se cumplen y se dan los números esperados, habría en el país unos 1,4 millones de personas sin trabajo. Sin embrago, dado que el informe oficial considera 31 centros urbanos que significan el 62% de la población, una cantidad que se haga extensiva al resto de toda la Argentina pondría sobre la mesa que hay 2,25 millones de desempleados.