Quejas por perros sueltos: “capturamos a los denunciados por mordeduras”

OBERÁ. La situación se repite en varios barrios de la ciudad y se agrava teniendo en cuenta los casos sobre siniestros viales y ataques ya denunciados anteriormente, lo que deja en evidencia la responsabilidad de los dueños.

De esta manera, se suele ver hasta en el centro de la ciudad como las mascotas caminan sin rumbo cierto y pasando necesidades, desprotegidos sea calor o frío. Estos casos son de mayor riesgo tanto para los animales como para los que transeúntes y conductores en las calles de los barrios, ya que el número es mayor y se suelen reunir varios perros. En estos días, un vecino del Oberá III pidió que la perrera municipal se haga presente porque hay tantos perros que se pelean y lastiman que no dejan a la gente circular con tranquilidad.

Por esta razón, INFOBER consultó a Herber Castellano, director de Saneamiento Ambiental y Bromatologia de la Municipalidad, quien expresó: “nosotros no tenemos perrera (lugar físico), solo tenemos un vehículo para transportar a los animales“.

Además resaltó que: “lo que sí hacemos son capturas puntuales en lugares por denuncias; primero identificamos a los dueños de las mascotas sueltas, luego les hacemos una advertencia y luego procedemos a la captura, cuando es posible, porque desgraciadamente la gente los largan a la noche que es en el horario que no tenemos recorrido”.

En mayor detalle agregó “muchos son denunciados por mordeduras y, por desgracia, la mayoría de los perros no son reclamados y ahí se complica por la capacidad del centro de salud, que no es un refugio ni tiene capacidad para eso, ya que funciona para castración y observación de perros mordedores”.

Entonces, “la discusión es: -¿se construye un refugio?- y -¿qué vamos a hacer con esos perros que puedan quedar ahí?-. Y esto les pasa a todos los municipios, ya que tristemente en algún momento, tienen que sacrificarlos o tienen que darlos en adopción al primero que aparece y estos perros vuelven a aparecer sueltos en la calle porque están acostumbrados a hacer eso porque se les escapa nuevamente a los que los adoptan”.

Por otra parte, Castellano aseguró que el centro donde actualmente se encuentran los animales mordedores tiene capacidad máxima de 35 o 40 animales, precisando que es lo que normalmente hay; agregando que Posadas tiene tres de estos con capacidad de 600 y “están rebosando”.

También comentó el responsable de bromatología que, actualmente, hay gente que lleva a las mascotas y hace entrega voluntaria de los mismos, aseverando que nunca antes habían casos así, lo que hace aún mayor el número de perros en el lugar que no está pensado como refugio.

Finalmente, en relación a refugios, contaba que hubo un intento de creación privada de un refugio y que el municipio hasta ofreció su ayuda, pero luego la idea no se concretó. Asimismo, expresó que se ve cómo este tipo de iniciativa termina siendo un lugar de enfermedades y ” los animales terminan estando en un campo de concentración más que en un refugio”, debido al sobrepaso en la cantidad de animales y la falta de recursos.

“Hay que trabajar con el control, la concientización de tenencia responsable y, obviamente, con la sanción”.