El propietario de Singer aparece investigado por vínculos con Jaime en causas de corrupción y hay vaciamiento en empresas del grupo

CORRIENTES. El empresario Juan Carlos Romero, que adquirió la histórica transportista obereña Expreso Singer, aparece involucrado en una investigación judicial ligada a Ricardo Jaime, ex ministro de Transporte de la Nación y que actualmente está preso por corrupción, según publicó el diario local Corrienteshoy.

La misma se dio a conocer, a partir del retiro de unidades de ERSA en Entre Ríos, para trasladarlas a Corrientes, donde se encuentra la central de grupo económico que, entre otras empresas, administra Singer.

La debacle del ingeniero cordobés que supo estar en la cúspide del poder, complicó los negocios del empresario correntino.

Hay sospechas que el llamado “Jeque correntino”, actuó como “hombre de paja” del ex funcionario de Transporte, al observarse un increíblemente crecimiento empresarial en menos de cinco años.

El concurso preventivo implementado ante la justicia de su compañía insignia de Transporte Urbano en Corrientes, se muestra como muy vidrioso; como da cuenta en su edición de hoy Diario 1588.
En Paraná, Entre Ríos, la Empresa ERSA viene reclamando aumento de tarifas aduciendo la imposibilidad de seguir con la prestación con los actuales cánones.

Estas y otras situaciones, sumado algunos testimonios ligados a Jaime, dejaron trascender de los vínculos con Romero y la posibilidad que en la causa conocida como de los “Cuadernos” aparezcan operaciones de adquisición de firmas e inmuebles, ligados a la venta irregular del combustible subsidiado.

Días atrás en Paraná denunciaron el retiro de unidades que habrían sido llevadas a Corrientes.
Según informó el medio entrerriano “ANÁLISIS”, la Empresa Ersa Urbano SA avanza con un “proceso de vaciamiento de la firma” en la capital entrerriana. ERSA notificó a los trabajadores el retiro de 5 unidades que fueron derivadas a Corrientes.

ERSA, con concurso preventivo en Corrientes, pidió el mismo instrumento en Córdoba y Paraná, y quebró la firma de Catamaranes Cacciola en la zona del Delta en Buenos Aires, perdiendo también la concesión del transporte urbano en Santiago del Estero por incumplimientos.

Se sospecha de fuga de capitales al exterior. En el país tiene 4.232 empleados y ya anunció que se va de Santiago del Estero.

Anuncios