Sartori habló sobre electores renovadores que no saben votar: “vamos a seguir explicando cómo se usa la boleta corta”

ALEM. El candidato a diputado nacional por el Frente Renovador habló con los medios, asegurando que “no fuimos claros con la boleta corta” que fue la gran derrotada el domingo. Pese a todo el aparato propagandístico que empleó el oficialismo provincial para intentar instruir al electorado sobre cómo cortar una boleta, cayó de 70 % de los votos en junio a 22% en agosto. Buena parte de su electorado simplemente metió, en el sobre, la boleta completa cuya cara era la Alberto Fernández y dejó de lado la “corta” de precandidatos a diputados renovadores. Pero otro tanto, el 10 %, metió las dos boletas juntas, repitiendo categoría y haciendo así que, su voto se invalide luego en el conteo.

 

“En cada mesa hubo al menos 30 con boletas cortas y largas mezcladas”, confirmó Sartori, y agregó que “vamos a seguir explicando al misionero cómo se usa la boleta corta”. Señaló “hay que dejarle una o dos semanas a la gente tranquila para que respire” en relación a la campaña, afirmando que “volveremos a la campaña en septiembre”.

Ese población incapaz de leer las categorías de las boletas, por analfabeta o simple pereza de cortarlas, que durante dos décadas le sirvió al clientelismo de Carlos Rovira para ganar elecciones, ésta vez le resultó en un boomerang.

 

“La realidad es que la gente se confundió con la boleta larga y la corta. Nosotros recurriremos esos votos y será la justicia quien determinará. Hay datos muy dispares hasta el momento. Primero hay que ver los resultados. Si no se extendió la explicación de la boleta corta en los lugares donde no tuvimos los resultados que esperábamos, vamos a explicarlo mejor. Fue una elección difícil porque el escenario presidencial cambió y la situación económica es difícil, y la gente priorizó eso. Estuvo marcado en la categoría a presidente. Hay que seguir trabajando para reforzar la explicación”, adelantó.

Incluso habiendo gastado una suma sideral en el envío de sobres con votos cortados a los domicilios, el partido gobernante de Misiones apenas logró un magro 22 % el domingo.