Un fracaso que costó 17 millones: maíz que repartió la tabacalera presidida por el candidato renovador Olsson

OBERA. En estos días trascendió que se gastaron 17 millones del FET (Fondo Especial Tabacalero) para la compra de semillas “de buena genética” que derivó en un fracaso.

Lo que productores consideran una estafa, fue realizada desde APTM (Asociación de Plantadores de Tabaco de Misiones) presidida por el obereño Omar Olsson, quien es también candidato a diputado por el Frente Renovador de la Concordia. Este triste suceso se encuentra directamente relacionado al comunicado que emitieron trabajadores en conjunto con funcionarios de la APAM con respecto a su firme oposición ante la implementación de semillas transgénicas y sus efectos, en el mismo se lee: “La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE Misiones) y las organizaciones abajo firmantes repudian y declaran persona no grata a todo funcionario, político y/o partido político que defienda y/o promueva el uso de semillas transgénicas, la desregulación de la actividad yerbatera y/o cualquier otra medida que atente contra la familia agraria, la salud de la población en general y la biodiversidad en esta provincia.

Se trata de una alternativa que estuvo vigente en la década del 90 y arrojó como resultado un profunda crisis que empujó a los agricultores a la manifestación conocida como tractorazo, tras lo cual se creó el Instituto Nacional de la Yerba Mate, el organismo que actualmente fija los precios de la materia prima y otras políticas para optimizar a todo el sector, organismo que debe ser fortalecido y no, como se pretende, minimizado. Desregulación es igual a pobreza en las chacras y a migración a los centros urbanos, un modelo que claramente no es el que queremos los misioneros.” En las siguientes líneas la APAM critica el proyecto anunciado por Pastori de reconvertir los yerbales que son viejos e ineficientes, abriendo el camino para transformar esas superficies en áreas con granos modificados genéticamente. Agregando luego: “Los misioneros necesitamos funcionarios y dirigentes con ejes y prácticas (programas, presupuesto y cumplimiento de las leyes agrarias y ambientales vigentes) que protejan las semillas nativas y criollas, el suelo, el agua y la biodiversidad y permitan su regeneración, sustentabilidad y salud y la producción de alimentos libre de agrotóxicos para todos. Este es el paraguas que protege al pueblo.
Adhieren a este escrito: la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM), el Movimiento Agrario de Misiones (MAM), la Red de Agricultura Orgánica de Misiones (RAOM), Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (ACPYN), el Frente Ciudadano Ambiental Kaapuera y el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ),MTE Rural, Grupo Ecologista Cuña Pirú, CTA Regional Apóstoles, Asociación Civil Biblioteca Popular Puerto Azara.”