El glifosato quedó prohibido en ejidos urbanos, escuelas, reservas, centros turísticos y cursos de agua dulce

MISIONES. La Legislatura Provincial convirtió en ley el proyecto del diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social), que prohíbe “el uso del glifosato, sus componentes y afines, en los ejidos urbanos del territorio provincial, en comunidades de pueblos originarios, en establecimientos educativos y sanitarios, reservas naturales, centros turísticos, cursos de agua dulce que proveen para consumo humano y para la producción agrícola ganadera”.

Desde el Consejo Directivo Provincial de ATE, expresaron su beneplácito por la sanción, entendiendo que se trata de “un avance histórico” en el marco de una lucha contra el uso de agrotóxicos que viene dando una enorme cantidad de colectivos sociales y ambientalistas en todo el Continente.

“Esta ley representa un triunfo para quienes no queremos más pueblos fumigados, no queremos que los agrotóxicos sigan enfermando y matando. Es necesario que este tipo de legislaciones se apliquen en resguardo del derecho a la salud de los pueblo” destacó el Secretario General de ATE César Fariña.

“Nuestra organización protagonizó una campaña muy intensa contra las fumigaciones urbanas en San Pedro, donde detectamos y denunciamos que la comuna estaba fumigando con agrotóxicos dentro del pueblo. Y desde el Instituto de Investigación de los Trabajadores revitalizamos la difusión del estudio valiosísimo del doctor Gómez Demaio sobre los efectos de los agrotóxicos en niños de la cuenca tabacalera de Misiones. Hace pocas semanas, lamentamos la muerte del compañero Luis Glinianuk y un poco antes de la de Fabián Tomassi. En ambos casos, fueron estragos ocasionados por los agrotóxicos. Por eso celebramos la sanción de esta ley ” añadió.

En tanto, el diputado provincial Martín Sereno manifestó que“la exposición a plaguicidas se ha vinculado al cáncer, a la enfermedad de Alzheimer y a la enfermedad de Parkinson, a trastornos hormonales, a problemas de desarrollo y a esterilidad. Los plaguicidas también pueden tener numerosos efectos neurológicos, como pérdida de memoria o de coordinación o reducción de la capacidad visual o motriz”, además de otros posibles efectos, el asma, las alergias y la hipersensibilidad”.