Detectaron 1800 empleados públicos impuntuales y fueron desvinculados del Estado

BUENOS AIRES. De los 5.000 empleados públicos que fueron desvinculados de sus tareas en lo que va del año, 1800 renunciaron luego de que se constatara tras la implementación del nuevo sistema de control, que no cumplían con su horario laboral, informaron.

Unos 500 empleados trabajaban en el Congreso, donde se instalaron molinetes y aparatos biométricos de control. Tanto en la Cámara de Diputados como el Senado también hubo una gran reducción de personal. En lo que va del año, la planta se redujo en 1300 agentes, la mayoría de ellos de la Cámara Baja, precisaron.

Fuentes legislativas explicaron a La Nación: “El control de asistencia verificó que mucha gente venía a trabajar menos horas que las estipuladas o no venía todos los días. En algunos casos porque tenía otro empleo. Obligados a elegir, decidieron renunciar”.

La reducción de personal ya está contemplada en el proyecto de ley de presupuesto 2019. En porcentaje, la cantidad de cargos se redujo un 1,8%, según un informe que realizó la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). “La mayor disminución porcentual se registra en el Poder Legislativo (-7,5%), con una variación absoluta de 1320 cargos menos respecto de 2018. En el Poder Ejecutivo, que representa el 85% del total de cargos de la administración nacional, la cantidad de cargos financiados en 2019 baja un 1,6% (-5075 cargos)”, precisó el documento.

Fuentes allegadas a Andrés Ibarra, actual vicejefe de Gabinete y anterior titular del disuelto Ministerio de Modernización, indicaron a La Nación que no se prevén más recortes de personal para el año próximo ya que “Es un año electoral”. Actualmente, la dotación de empleados públicos en la administración pública central y descentralizada – que no incluye los poderes Legislativo ni Judicial, universidades ni empresas públicas- cuenta con un total de 207.510 empleados.