Fernández confirmó que varios ocupas ya habían recibido un terreno, los vendieron y fueron a usurpar otra vez

OBERA. Lo afirmó en la conferencia de prensa este martes, el Intendente Carlos Fernandez en referencia a la intrusión de tierras en la zona del barrio 180 viviendas. Además afirmó que tras el relevamiento realizado por el municipio, corroboraron que varias familias no son de Oberá. Fernández señaló que detectaron personas que ya habían recibido un terreno por parte del Estado en otro sector pero los comercializaron y fueron a usurpar tierras otra vez, en este caso, privadas. Además indicó que no es premisa de esta administración trasladar a las familias a tierras periféricas carentes de servicios básicos: “la pobreza no es un castigo” expresó, y buscan que la ciudad crezca, se desarrolle en forma organizada.

 

“El primer relevamiento arrojó que en uno de los terrenos, en la parte alta, estaban presentes 85 personas con 38 niños y una mujer embarazadas. 24 familias, 5 uniparenterales y 6 monoparenterales, 7 tipo nuclear y 4 tipo ampliada con varias generaciones, 2 familias formadas por 2 personas.

Luego, cuando comenzó la toma en la parte baja, en ese lugar estaban 145 personas, 70 niños, 3 embarazas y 7 discapacitados” detalló el jefe comunal agregando que se les explicó que “el municipio hoy no tiene tierras específicas para poder darle para sus viviendas” ya que las tierras fiscales tanto municipales como provinciales tiene un destino como centros de salud, comisarías, etc.

 

Apuntó contra el Concejo Deliberante por no tratar el proyecto de Banco de Tierras presentado en 2016. El intendente volvió a insistir que las familias deben salir del espacio privado, y a partir de ahí comenzar el trabajo. “Por eso presentaron en el Concejo Deliberante un proyecto para el Banco de Tierras desde junio del 2016, donde pedimos que el Concejo nos autorice trabajar en conseguir el Banco de Tierras, que incluye comprar a particulares porque la Municipalidad no tiene tierras”.
Destacó que necesitan ordenar la ciudad; que los lugares tengan accesos, calles para atravesar después con los servicios de luz eléctrica, agua potable y cloacas. “Queremos que todos tengan las mismas posibilidades de vivir en la ciudad, pero si no se hace el ordenamiento del territorio, Oberá no podrá urbanizarse”.

Fernández aseguró que “funcionarios municipales se presentaron el mismo día de la toma donde se hicieron las actuaciones pertinentes, donde se dialogó con los que estaban usurpando la tierra y se tomaron las actuaciones necesarias haciendo la denuncia correspondiente”.

 

Durante el lunes a la mañana, empleados de la secretaría de Desarrollo Humano y Acción social de la Municipalidad realizaron el censo a las familias que se instalaron en terrenos privados frente al barrio 180 Viviendas.

La acción se llevó adelante con autorización y anuencia de los propietarios de las tierras, acompañados por un Escribano Público que constató la intervención realizada por los agentes municipales.

En los últimos meses se aprobó la donación de un inmueble de 49 hectáreas a favor del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IProDHa), en el que se desarrollarán 350 lotes con servicios, pero el ambicioso proyecto está en etapa de ejecución, razón por la cual aún no es posible iniciar la adjudicación de lotes a los vecinos más necesitados como lo planteó el concejal Horacio Loreiro.