Trasladaron canilla pública con conexiones irregulares en Cien Hectáreas

OBERA. La Cooperativa Eléctrica de Oberá (CELO) procedió a levantar y cambiar de lugar un medidor de agua que estaba enterrado en intersección de las calles Picada Argentina y Cedro, correspondiente a una canilla pública cuyo consumo abona la Municipalidad y se encuentra al día.

Es por ello que algunas familias se vieron damnificadas por sus conexiones irregulares a la red de agua potable. Bajo ningún concepto la Municipalidad ni la CELO suspendieron el servicio que se presta allí, la canilla pública continúa funcionando en el lugar, atendiendo a las necesidades de los vecinos del barrio indicaron mediante un comunicado de prensa.