Sueldos de empleados municipales suman casi $20 millones por mes, buscan aumentar la recaudación

OBERA. Según Javier Carísimo, secretario de Finanzas de la Municipalidad, los contribuyentes que abonan tasas e impuestos municipales se mantiene en un 40 % de pago en término, lo que es un número bastante bajo. El presupuesto municipal aprobado para este año alcanza los 430 millones de pesos, una erogación mensual estimada en 35 millones que dependen de la coparticipación federal y la recaudación local.

Por ello y la necesidad de “caja”, el Ejecutivo municipal envió un proyecto de ordenanza que fue aprobado por el cuerpo deliberativo, el mismo establece, después de 10 años, un nuevo Plan de Regularización de deudas por los tributos municipales. La moratoria tiene como objetivo regularizar las situaciones de los contribuyentes municipales con deudas que manifiestan la intención de cumplir su obligación fiscal y que por distintos motivos, razones o circunstancias propias no han sido oportunamente abonadas. Las Facilidades para contribuyentes que deseen regularizar tasas y/o derechos alcanza hasta 90% de reducción intereses resarcitorios y 0% (cero) de interés de financiación para obras consideradas mejoras como empedrado, cordón cuneta y asfalto.

“Entendiendo la situación económica que atraviesa el País y la voluntad de muchos contribuyentes, es que luego de una década el Intendente Carlos Fernández solicitó al equipo técnico que se instrumenten los
mecanismos que faciliten el cumplimiento de uno de los principales deberes que tenemos como ciudadanos.

Es de vital importancia que los contribuyentes abonen los diferentes conceptos dado a que es una de las formas en que se solventa la autonomía financiera municipal. La cobranza de los mismos ayuda a aumentar la capacidad económica del municipio, que se traduce en obras públicas y asistencia para la comunidad toda” reza un comunicado del municipio.

 

En cuanto la tasa de comercio “tiene un cumplimiento mayor, pero con la actividad comercial e industrial en baja hace que se sienta en la recaudación” afirmó Carisimo a un matutino provincial mencionando además que la coparticipación este último mes cayó un diez por ciento, con respecto al mes anterior. Sin embargo, días atrás el propio intendente reconoció que la baja fue solo un mes, y al siguiente (por mayo) se normalizó. Cabe recordar que la coparticipación es variable y depende de la recaudación nacional por diferentes impuestos como a las ganancias, iva, al cheque, etc.

La masa salarial en la municipalidad alcanzó los 19,5 millones y se sumarán otros 6 % entre junio y julio a partir de los convenios firmados con los gremios de ATE y UPCN