Otro año más de impunidad: recordaron a Marilyn Bárbaro y reiteraron el reclamo de justicia

OBERA. El acto fue en el centro cívico frente a unas 25 personas pasada las 19.30 de este martes a 14 años del crimen de María Elena “Marilyn” Bárbaro en una convocatoria realizada por los integrantes de la CTA Autónoma de Misiones, Unión Popular y cercanos.

Convertida en otra efeméride de la impunidad, este 17 de abril como en los anteriores, referentes de UTEM-CTA Leandro Sanchez y Liliana Müller, los pastores luteranos, el Secretario General de CTA, Jorge Duarte, de Unión Popular, José Fabio quien recordó sus años de estudio con Marilyn, familiares y unos pocos obereños reclamaron justicia por Bárbaro. De los nueve concejale, solo estuvo presente Alejandro “Toto” Etchberger. Además participó el abogado Ramón Enriquez, quien fuera patrocinante en la causa y recordó el accionar político sobre el poder judicial para evitar que avanzara el caso, anulando pruebas y dejando a los principales involucrados, entre ellos el hijo de la ex diputada rovirista Marlene Carballo y otros dos, libres e impunes.

Entre la maniobras del rovirismo sobre la instrucción, el presidente del Jurado de Enjuiciamiento y del Superior Tribunal de Misiones, Jorge Rojas, cuando el juez que llevaba el caso, Horacio Alarcón, estaba por resolver la prisión preventiva de Matías Ortiz, hijo de la ex diputada Marlene Carballo, envió a un secretario con la orden de que el magistrado le remitiera el expediente en forma inmediata y que “se abstuviera de tomar cualquier resolución”. Alarcón fue denunciado ante el Jurado de Enjuiciamiento por un hermano de la diputada. El jury no avanzó, pero Alarcón fue separado de la causa.

 

En este aniversario del macabro asesinato, Juana “Ticha” Bárbaro, hermana de Marilyn, quien fuera la Querellante en la causa ya no pudo estar presente porque como así tampoco el año anterior cuando se encontraba internada en la ciudad de Buenos Aires a causa de su enfermedad que poco después, terminó con su vida.

A Marilyn Bárbaro la asesinaron a golpes la madrugada del 17 de abril de 2004 y la enterraron viva en el sótano de su propia casa, tenía 53 años y una discapacidad física severa que arrastraba desde los 7 años, cuando la poliomielitis la dejó postrada.

Hoy solo queda un imputado, Rubén Schming pero sin noticias del juicio debido a que aún no se conformó el Tribunal pues todos los jueces locales han tenido participación en la instrucción. 

Ortiz, el hijo de la ex legisladora rovirista y otros cuatro jóvenes habrían ingresado en la vivienda de la mujer, drogados y borrachos, con la intención de robarla. Uno de ellos, Oscar Schming, fue el primero en ser apresado y el único imputado ahora. En su declaración involucró a los otros integrantes del grupo. De su relato surgen ribetes espeluznantes, como que después del crimen, varios de ellos se subieron al auto de la víctima y salieron a dar varias vueltas por el centro de Oberá.

La prueba clave que involucró al hijo de Carballo con el homicidio fueron unos cabellos encontrados en su vehículo: un examen de ADN realizado por la Gendarmería Nacional determinó que pertenecían a la víctima. Esa prueba fue determinante para que la nueva magistrada que tomó la causa, Alba Kunzmann de Gauchat, dictara la prisión preventiva sobre los cinco jóvenes, de entre 19 y 21 años en el momento del crimen. La prueba luego fue anulada por un tecnicismo (las fajas de seguridad que guardaban las pruebas) y tres de los involucrados absueltos por lo que no podrán volver a ser juzgados.

 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, noche, cancha de básquet y exterior

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, calzado y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, calzado, noche y exterior