BUENOS AIRES.  Aerolíneas Argentinas enviará la próxima semana su proyecto de presupuesto 2018 al Congreso con una previsión de reducción del déficit de un 41% respecto de este año: registrará una necesidad de subsidios de 100 millones de dólares, frente a los 170 millones de dólares que recibirá en 2017

Entre 2009 y 2015, el Estado le transfirió a la empresa unos $ 26.000 millones. Su presidente aseguró que, aunque ya se ejecutó cerca del 80% de las transferencias del Estado de este año, no necesitará refuerzos porque “las necesidades se concentran en el primer semestre”.

Aerolíneas Argentinas, según sostuvo Dell’Acqua, hoy no tiene ninguna ruta deficitaria. “Ninguna pierde; se pierde no volando; cuando se programan bien y se eficientiza el uso de los aviones, no hay rojo y es menos la cantidad de dinero que todos los argentinos deben poner para sostener la empresa”.

El número uno de la aerolínea de bandera destacó que en dos años los pasajeros de Aerolíneas aumentaron un 28%, en un marco de actividad económica que combinó recesión con una mejora moderada que recién ahora empieza a percibirse en determinados sectores.

“La eficiencia es lo que ayudó a tener mayores ventas sin una suba de precios en los pasajes económicos; la combinación dio una mejor situación financiera”, dijo.

La semana pasada, Aerolíneas envió a la Auditoría General de la Nación los balances de 2014 y 2015, y antes de fin de año remitirá el de 2016. “Volveremos a tener un DNI de compañía -graficó Dell’Acqua-, podremos conseguir financiación a menores tasas y seguir creciendo”. De los dos balances, el peor es el de 2015, cuando convergieron las pérdidas del año anterior.

Dell’Acqua reiteró que no le temen a la mayor competencia en el mercado que se dará cuando todas las firmas que solicitaron rutas comiencen a operar: “Está demostrado que con productos beneficiosos hay consumo. En los horarios menos requeridos podemos ofrecer precios muy convenientes, y hay un segmento que se puede aprovechar; el cliente corporativo busca calidad de servicio, puntualidad y que no haya cancelaciones, y lo paga”, concluyó.