ESQUEL. Se trata de un escrito de siete páginas en donde detalla todos los procedimientos realizados durante la investigación sobre el paradero del joven mochilero que desapareció hace un mes.

En un escrito de siete páginas, la fiscal federal de la ciudad de Esquel, Silvina Ávila, detalló todos los procedimientos realizados durante la investigación para dar con el paradero de Santiago Maldonado, el joven mochilero que desapareció el pasado 1 de agosto en el marco de un operativo realizado por la Gendarmería en Resistencia de Cushamen contra la comunidad mapuche de Pu Lof.
El texto fue enviado por Ávila al Ministerio de Justicia y es el documento que presentará el Gobierno ante el requerimiento de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Entre otros puntos, la fiscal explicó cómo la comunidad mapuche impidió un rastrillaje con canes especializados en búsqueda de rastros, a partir de la obtención de un cuello polar y una gorra. “El allanamiento orientado a averiguar si el joven Maldonado pudo haber cruzado el río el día 01 de agosto se vio frustrado por razones ajenas a la autoridad judicial y las fuerzas auxiliares de la Justicia”, afirmó en el texto.
Además, señaló que en el escenario geográfico donde fue visto Santiago por última vez “la Justicia avanzó sobre la obtención de elementos objetivos dirigidos a encontrar evidencias contra Gendarmería Nacional en el supuesto de haber trasladado al joven en algún móvil oficial”.
Así, explicó los allanamientos en los escuadrones de Gendarmería: “El día 10 de agosto se practicó el levantamiento de huellas digitales en distintos vehículos de Gendarmería Nacional, se rastrillaron evidencias biológicas y/o cadavéricas internas y externas de los escuadrones 36 ‘Esquel’, en horas de la mañana, y 35 ‘El Bolsón’ en horas de la tarde. Posteriormente, la misma medida se replicó en el escuadrón 37 ‘José de San Martín'”.
“Respecto al escuadrón 35 de El Bolsón, en sus dependencias se realizó una exhaustiva tarea pericial sobre un camión en el cual se encontraron varios elementos (soga con una supuesta mancha de sangre, pelo, cono de señalización de seguridad) que fueron sometidos a peritaje, a la fecha sin resultados y/o conclusiones”, detalló la fiscal.
Menciona, además, la demora en la extracción de sangre a los familiares para los estudios de ADN y la investigación en relación a las tres líneas celulares que poseía Maldonado, cuyos resultados se están procesando.
También, las pruebas recolectadas en el domicilio del mochilero en El Bolsón. “Se detectaron pelos tipo rasta compatible con una de las prendas, y también se encontró un estudio médico realizado el día 26/06/2017 en el hospital Público de El Bolsón. Ello evidenciaba que, al menos en el mes de junio, Santiago había utilizado esa morada”.
La semana pasada, la CIDH ordenó el Estado a tomar “las medidas necesarias” para encontrar a Maldonado, y solicitó que se informe “sobre las acciones adoptadas a fin de investigar” su desaparición.
Por otro lado, el Gobierno decidió ayer presentarse como “colaborador” ante la Justicia y pedir la “colaboración” de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ACNUDH) a fin de que “supervise la investigación”.