BUENOS AIRES. El caso Santiago Maldonado es desde esta mañana tema de estudio y reflexión en escuelas de todo el país. La decisión de los principales sindicatos docentes de realizar actividades en las aulas para exigir “la inmediata aparición con vida” del artesano desaparecido hace un mes despertó polémica en el ámbito educativo. El ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, afirmó que “es grave cuando se introduce la lucha político partidaria en la escuela”. Y desde el Gobierno porteño pidieron a los padres que denuncien casos “abusivos o de politización”.

En declaraciones a Radio Mitre, Finocchiaro afirmó que lo que dice el documento de CTERA “es injurioso””. “Lo más tremendo es que se lo hace con los chicos. Se introduce la lucha político-partidaria dentro de la escuela”, afirmó el ministro, quien dijo que pertenece “a un gobierno plenamente democrático que está trabajando todos los días para mejorar el país que nos dejaron”.

“Separo, porque esto no es lo mismo que los docentes. Es el gremio kirchnerista CTERA. Los docentes están para enseñarles a los chicos a pensar con criterio, pero jamás para enseñarlos lo que tienen que pensar”, remarcó el titular de la cartera nacional. Y reiteró que “usar a los chicos como instrumento de la lucha político partidaria nos da una gran canallada”.

Pese a estar en contra de la propuesta, el funcionario macrista aclaró que no pueden impedir que la problemática se trate en clase porque sería “censura previa”. “Deberíamos estar en cada aula para ver cómo es tratado el tema. Confío en la capacidad de los docentes para tratar este y cualquier otro tema con la objetividad que merece. Los padres, igual, pueden elevar una queja por vía jerárquica o dirigirse directamente al ministerio”, agregó Finocchiaro.

La ministra porteña, en tanto, también apuntó al gremio nacional. “No son materiales educativos distribuidos por el Gobierno. Es un llamamiento de CTERA a sus afiliados a través de UTE. El sindicato (CTERA) está en pleno proceso eleccionario y esto tiene que ver con otro conjunto de medidas extremas que están tomando para llevar agua para su molino“, dijo Acuña, e insistió en que se trata de medidas “políticas y decisiones sindicales” que son alentadas por “gobernadores contrarios al Gobierno”.

 

Si bien aclaró que no existe una prohibición para los maestros para tratar el tema en clase, sí sugirió a los padres que denunciaran en las escuelas casos “abusivos o de politización”. “Nosotros apostamos a una escuela contextualizada con lo que pasa en el día a día. Confiamos plenamente en el criterio de los maestros sobre cómo tratar un tema que interpela al aula.​ Por supuesto, si (los padres) están preocupados por contenidos mal dados o politizados, hay que hablar en las escuelas con los equipos de conducción para que verifiquen que se esté dando el marco pedagógico correspondiente. Hay libertad de expresión, pero podemos pedir que nos expliquen el marco pedagógico”, agregó la ministra.

Entre las actividades propuestas en el cuadernillo entregado por Ctera a sus afiliados hay tareas en el aula, banderas a media asta, radios abiertas, “siluetazos”, expresiones artísticas y la inclusión del nombre de Maldonado en las listas de asistencia. Además, se expondrán fotos del joven que es buscado desde el 1 de agosto pasado cuando la Gendarmería intervino en un corte de ruta durante una protesta mapuche en Chubut. Quizás el punto más polémico del instructivo tiene que ver con que el contenido habla de “desaparición forzada” y da por sentada la responsabilidad del Estado (a través del accionar de Gendarmería) en la desaparición del artesano, algo que todavía es objeto de investigación judicial.

“Son microactividades. Confío plenamente en que en la Ciudad tenemos maestros responsables con una vocación enorme. Nuestros maestros son otra cosa y respetan a los estudiantes. También hay sindicatos de la Ciudad en contra que están horrorizados por el nivel de politización extrema al que quieren someter a los chicos“, cerró Acuña.