NACIONALES. La Unión Industrial Argentina (UIA) le solicitó al Gobierno que la normalización de las tarifas energéticas contemplen “la competitividad” del sector fabril, y el Ministerio de Energía respondió que las empresas generadoras deben “bajar los costos de producción” para que sea posible “reducir los precios de la energía”.

El secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), Alberto Álvarez Saavedra, afirmó que “las tarifas tendrán que seguir normalizándose”, pero pidió “que se haga en un modo escalonado en el tiempo y contemplando las posibilidades de recuperar la competitividad para la industria” y señaló que el sector industrial necesita “energía para que nuestras inversiones se puedan desarrollar sin inconvenientes”.

Álvarez Saavedra, presidente de laboratorios Gador, precisó que “la industria representa el 36% de la demanda total energética del país”, y aseguró que “el costo energético cumple un rol muy importante en la posibilidad de ser competitivos, especialmente en los productos transables”.

“No hablamos de autosuficiencia energética ni menos de soberanía energética que es un concepto del siglo XVII, es obsoleto y es político el uso de esos términos”, aseguró por su parte Redondo.

En tanto, subrayó que “el suministro de energía debe ser de calidad, en cantidad, con seguridad de abastecimiento y a un precio razonable”.

El dirigente de la UIA consideró que para ello es preciso “mantener la competitividad industrial e ir poniendo la normalización de los valores energético en un plan de plazos”, y opinó que también “es necesario incorporar todo lo posible de eficiencia energética” en los procesos productivos.

A su turno, el secretario de Planeamiento Energético Estratégico de la Nación, Daniel Redondo, dijo que “vamos a ir llegando progresivamente a precios que cubran los costos de producción, pero la incorporación de tecnología y capital en el sector energético tienen que contribuir a una baja en los costos de producción y también en los precios”.

Puntualizó que el objetivo del Gobierno es “asegurar el 100% de la energía disponible para un país en crecimiento, no para uno estancado”.

“Queremos reducir el impacto de la energía en el medio ambiente. Y vamos a precios que cubran los costos de producción”, indicó el funcionario.

Redondo dijo que “no puede ser que los precios en la Argentina siempre vayan para arriba”, y sostuvo que “hay que bajar los costos de producción para que bajen los precios de la energía”.

Ante el planteo industrial, Redondo les pidió a los empresarios que “ayuden a generar programas que les sean útiles a ustedes”.

En otro orden, el secretario destacó que “hoy el 25% de los usuarios residenciales recibe subsidio”, y subrayó que “puede parecer demasiado, pero es un número consistente con el 32% de pobreza”que hay en el país.

“Tenemos que ayudar a esta gente a salir de la pobreza y que puedan pagar el costo de la energía”, sostuvo.