Universitario argentino hace delivery en Alemania, gana 2000 euros al mes y con 54 euros llena el changuito cada dos semanas

La vida en Berlín tiene su costo, pero aún así Gonzalo Pérez asegura que ahorra más de un millón de pesos por año.

 

“Compra en el supermercado alemán ‘Netto’. Gasté 54,41 euros. Lo que gano en menos de cinco horas haciendo delivery. Estimo que la comida me alcanzará para casi dos semanas”. El twit de Gonzalo Pérez está acompañado de las fotos del carro con los productos, del ticket y la aclaración: “No hago más que detallar mi experiencia personal”.

La Nación conversó con él, quien vive en Berlín desde agosto pasado con una visa “working/ holiday” por un año que le permite trabajar en ese período. Tiene un contrato de relación de dependencia con una empresa por 40 horas semanales y cuenta que, en mano, gana un promedio de 2000 euros mensuales por todo concepto.

Para trabajar alquila una bicicleta eléctrica; los costos van de 20 a 75 euros mensuales y el plan incluye los arreglos si hay roturas. Hasta la pandemia, algunas empresas entregaban las unidades, pero ahora el esquema extendido es el de alquiler.

Pérez hizo un máster en Análisis Económico del Derecho y las Políticas Públicas en la Universidad de Salamanca (España) y decidió irse a Alemania para “juntar capital” para regresar a España y seguir estudiando.

“El objetivo es estar un año, reunir plata para continuar mi formación –dice-. Siempre quise estudiar afuera y también tenía ganas de vivir de este lado del mundo. Ahora me interesa mucho quedarme, pensaba mucho en volver, pero ahora no tanto”.

La compra del súper en la que gastó 54,41 euros incluye pollo, pescado, hamburguesas de carne, chorizos, jamón, queso, puré de papas, arroz, pastas comunes y rellenas, pizzas, salsas, bananas, uvas, pan lactal, cereales y yogurt. “Claro que se puede gastar más o menos”, admite Pérez, quien compartió la página del supermercado para quienes quisieran chequear.

El carro de compras en Alemania que costó 54,41 euros.

Netto es la cadena de súper donde se hizo la compra del tweet que generó polémica.
“Ningún mes gasto en compras de súper más de 130 euros –señala a este medio-. La cifra es algo menos del siete por ciento de mi salario y me alcanza para comer todos los días”. Enfatiza que siempre escribe para “compartir datos, para hacer comparativos” y en esa línea plantea que en la Argentina, alguien con un sueldo de $60.000 que gaste 10% en el súper “no come todo el mes”.

Sin hablar alemán –sí inglés-, Pérez admite que el trabajo que buscó es el que puede hacer con esa limitación, pero que le permite cumplir su objetivo para volver a estudiar. Su tweet generó respuestas de todo tipo en la red social, desde los que indicaron que “ese mismo ticket acá (por Argentina) le cuesta tres horas de su trabajo para también comer por dos semanas. Y ejerce de lo que estudió, no pedalea por ahí”, hasta los que apuntaron que “un chango como ese cuesta $20.000 o $30.000 y no sé si me quedo corta! Equivale a US$150 o US$200, claro que ese es el equivalente a un sueldo mínimo”.

En la Argentina, en Córdoba por ejemplo, un trabajador de delivery de plataformas virtuales –sin relación de dependencia- gana en promedio unos $50.000 mensuales si está en una categoría “buena” (se dividen en siete, la 1 es la mejor y es una suerte de premio por una antigüedad de al menos tres meses, no haber tenido reclamos y haber hecho varios turnos).

En las categorías 3 o 5 los ingresos pueden ser de unos $30.000 mensuales. Ambos montos son con dos turnos de un piso de tres horas diarias.

El pago del seguro de vida, el monotributo, el combustible o mantenimiento de la bici o moto corre por cuenta del trabajador. Los envíos se pagan entre $70 y $120. Según la Defensoría del Pueblo de Córdoba, la Canasta Básica Alimentaria para un adulto de entre 30 y 60 años costó $7.943,84 en abril (sigue la composición del Indec), valor que alcanzaría el 9% del ingreso medio alto de un repartidor.
Netto es la cadena de súper donde se hizo la compra del tweet que generó polémica.
Por Gabriela Origlia