Graziosetti sobre su candidatura a Defensor del Pueblo: “lo venden como un personaje de capa y espada que anda resolviendo problemas por los barrios… su función es mediar entre las partes”

Carlos Graziosetti y Valeria Bratko, son los candidatos a Defensor del Pueblo y adjunta que se sumaron a la propuesta electoral de Juntos por el Cambio, para el próximo 6 de junio en Oberá.
“Experiencia, dedicación, constancia, honestidad y trabajo responsable, son apenas algunas de las virtudes que tenemos para ofrecerles a todos los individuos que conformamos el pueblo de nuestra querida ciudad”, confiesa el candidato de 43 años.

Hoy decide ponerse en la piel de un representante del partido y del frente de Juntos por el Cambio Misiones, postulándose junto a su compañera de fórmula, la contadora: Valeria Bratko, para el cargo de Defensor del pueblo y adjunta, en las próximas elecciones.

Carlos Graziosetti, es Publicista, Diseñador multimedia y Experto en Marketing Online.
Obereño de nacimiento, es hijo de “Laco” Graziosetti y Mercedes Petry, hermano menor de Rául, Elisa, Nora y Laura. En pareja con Priscilla Rasmussen desde hace más de 15 años.
Cursó los estudios primarios en el Colegio Mariano y secundarios en el colegio Nacional Amadeo Bonpland de nuestra ciudad, egresando como Perito Mercantil. En 1997 emigró a Buenos Aires para comenzar su formación profesional.

Culminó la carrera de Publicidad en el año 2000 y junto a tecnicaturas y especializaciones en Multimedia (Diseño y Animación 3D) le abrieron las puertas al desempeño en una de las industrias más sofisticadas y por lejos, la más evolucionada del rubro: la Publicidad Online.

Desde el año 2001 y luego de 6 años trabajando de manera global, coordinando equipos y grupos de trabajo para una compañía Argentina líder del mercado (United Virtualities INC), fue Director Creativo en Beijing (Capital de la República China) durante casi 3 años no consecutivos.
Fruto de tan intensa experiencia, incursionó en el trabajo freelance desde México y continuó trabajando como asesor y especialista desde Buenos Aires para algunas de las más grandes agencias del mundo (Mediamind / Sismek / Impremedia / UV Latam).

En el 2012 regresó a la ciudad de Oberá para llevar adelante un camino alternativo al mundo virtual. Estudió y se recibió de Técnico Superior en Manejo de Cultivos, en la Escuela de la Familia Agraria de Leandro N. Alem (EFA 10004) y desde entonces se dedica de manera parcial a la formación de un espacio agro-sustentable en el municipio de Colonia Alberdi, de nuestro departamento.
En la política, de la mano de Horacio Loreiro, integró el equipo de comunicación del PRO desde la formación del partido en nuestra ciudad (2012).

Al respecto, el candidato esgrimió algunas palabras del porqué decidieron aventurarse en esta competencia para la Defensoría del Pueblo.

“Nuestra postulación corresponde al deseo de participar e involucrarse de manera consciente y realista en la lucha por los derechos de los individuos, como pueblo, participando activamente para un cambio, una transformación hacia algo positivo”, indicó Graziosetti.
Y agregó que “somos profesionales con amplia experiencia y trayectoria regional, nacional e internacional, Habilidades combinadas en la tecnología, contabilidad e informática. Herramientas que bien aplicadas pueden desempeñar una notable función en cualquier tipo de emprendimiento, y de manera fundamental en las tareas de un ente como la defensoría”. “Herramientas de Gestión, Sistemas para conectar Auditorías, Sistema de Scoring (Por puntaje) para empresas de Servicios, Interconexión con todos los entes para supervisar en tiempo real los conflictos y soluciones. (Servicios Públicos y Privados/ Obras sociales /etc..).


Y analizó que “quiero destacar, una diferencia notable de interpretación con respecto a la figura colectiva del “Defensor/a” que se pretende instalar, en donde lo venden como un personaje de capa y espada que anda resolviendo problemas por los barrios, increpando funcionarios, investigando y levantando denuncias a todos lados donde se sospeche cualquier tipo de delito”.

“La función más importante que debería realizar el Defensor/a, es lograr una “mediación entre las partes”, una solución alternativa, un conflicto que puede resolverse con la intervención de una figura neutral. Una revisión previa a incurrir en un asunto legal que se desvanezca en los confines de alguna dependencia, aguardando por algún tipo de justicia que, sabemos por experiencia, siempre llega a destiempo, cuando llega.
El rol de la defensoría debería ser: Resolver o presentar una alternativa viable para resolver un conflicto entre el pueblo y sus funcionarios, los servicios, la salud, educación, seguridad y justicia”.
“La defensoría del pueblo, para resolver cualquier tipo de situación, primero debería legitimarse como tal, en las instancias del poder, construir el poder de la entidad”, señaló.
“Mucho también se dice de la actual gestión ante la posible falta de ética, al pertenecer ambos espacios al mismo grupo político oficialista. El asunto es que también pocas certezas existen de cómo sería la posibilidad de que esta situación no se repita a futuro.
Este pequeño escollo legal, y sus repercusiones, dicen muchos de nosotros, estamos obligados a la presunción de sospecha, todos son sospechosos, todos están involucrados”, afirmó Graziosetti.
“Más allá de las funciones de la actual gestión de la defensoría, si fueron o serán suficientes, todo parece que en si mismo el ente no tendría poder, sino por quien lo maneje a su criterio. La cantidad de candidatos postulados para desempeñar esa función habla por si misma de su importancia y el deseo de activarla, o hacerla valer”.
“Es indispensable que la defensoría se gane ese poder para intervenir de una manera eficiente en los derechos del pueblo. La defensoría debería contar con los recursos legales para activar cualquier tipo de instancia judicial si lo requiere, y para ello no alcanza con un solo representante legal, la entidad debería contar con el apoyo del colegio de Abogados para poder llamar concurso a especialistas que deseen colaborar, según su especialidad, para cada caso en particular”, insistió.

“La defensoría debería ser un canal de expresión diferencial para destacar al máximo las destrezas de tantos y notables profesionales en la ciudad. La defensoría tener todo el poder legal posible. Mi función como defensor del pueblo, se inicia con la base de organizar, planear y gestionar los pilares para la formación de un espacio de trabajo acorde a las demandas del pueblo”, dijo.

“Confío plenamente en mi compañera de fórmula, la contadora nacional Valeria Bratko quien responde a los mismos valores, de honestidad, dedicación y profesionalismo para desempeñar una función destacada en la formación de la institución para servicio de todos”, finalizó.

Bratko, es obereña, mamá de Martina y Agustín, contadora graduada en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), con especialidad en auditorías y amplia experiencia en Price Waterhouse Cooper. Integra el partido desde el 2017, abocándose en la ardua tarea de fiscalización y tareas afines.