Contaba a sus compañeros que abusaba de su hijastra y lo grabaron

Una menor de 12 años, con retraso madurativo, habría sido abusada por su padrastro, en Jardín América. El acusado alardeaba lo que hacía con sus compañeros de trabajo y uno de ellos grabó la conversación y lo denunció.

Ramón D., de 50 años, fue detenido el viernes pasado luego de que un compañero de su entorno laboral realizara una denuncia penal en su contra, en la Comisaría de la Mujer de Jardín América, por someter sexualmente a su hijastra.





El ahora detenido relataba los ultrajes a la hija de su concubina a sus compañeros de trabajo.





Fue así que el denunciante pudo grabar sus dichos y, con esa prueba, realizar la denuncia.





La investigación también recae sobre la madre de la menor, quien padece retraso madurativo, para investigar el grado de participación en los hechos, que habrían sucedido en la vivienda en la cual vivía, hasta la semana pasada, con su concubino y su hija.





El equipo de contención a víctimas de violencia y abuso de la Fundación Shekinah, en conjunto con Cristian Sánchez, trabajador social y jefe del Área de Salud, tomaron conocimiento del caso la semana pasada y se acercaron a la Escuela Especial 15, donde asiste la víctima, para dialogar con la director.





Luego de informar a la encargada de la institución sobre los hechos, el grupo recabó información sobre el comportamiento de la niña de 12 años, durante las horas del recreo.





Allí, pudieron notar que “la niña no se integraba a jugar con sus pares, aislándose en una hamaca, cabizbaja y poco demostrativa, comportamiento no habitual”, según expresó la directora.





Los profesionales también se acercaron a la casa de la menor para indagar más sobre las condiciones habitacionales y el grupo familiar.





De esa visita, los especialistas pudieron averiguar que la niña vive junto a su abuela materna, su madre y el padrastro.





Además, pudieron saber que la menor no posee una habitación propia y comparte la cama con el acusado y su progenitora.





En el hecho interviene el Juzgado de Instrucción Penal Dos de Jardín América, a cargo del magistrado Roberto Sena.