OTRAS DIEZ, OTRAS CIEN, OTRAS QUINIENTAS

“Si te postran diez veces te levantas. Otras diez, otras cien, otras quinientas. No han de ser tus caídas tan violentas. Ni tampoco, por ley, han de ser tantas”. No hay nada más apropiado para decirle a un ciudadano obereño que ésto que escribió el poeta Almafuerte hace más de un siglo. Vas a tener que hacer algo. Y si ya hiciste algo vas a tener que perseverar. Y si estás haciendo mucho vas a tener que hacer más porque no alcanza. No queda otra.

El panorama es complejo como nunca. En lo nacional y en lo provincial el poder es ejercido por la colección de gente más detestable que conocimos desde el retorno de la democracia. Gente perseverante que milita su mierda cada día.

¿Sos un ciudadano que desea vivir en paz, mantener dignamente a tu familia, darle una educación de calidad a tus hijos, progresar sin mejicanear a nadie y que no haya impunidad? Bien. Eso no va a pasar si no haces algo. Quizás tampoco pase si haces algo. Pero vas a tener que intentarlo y perseverar lo que haga falta. Diez veces, cien, quinientas.

En Misiones Carlos Rovira, el “buen amo” de la provincia, no tiene ningún proyecto de poder rival. El armado tripartito entre radicales, PRO y puertistas considera inviable competir con éxito contra la renovación “k” (es “k” porque sus militantes seguían siendo “k” aún cuando sus dirigentes negociaban con Macri ). Aspiran a mantener la cuota de poder que Rovira les permite y por eso, en ciertas cuestiones, deben hacerse los otarios (por ejemplo, con el impresentable alcalde de Posadas, el nuevo “intocable”). El PAyS seguirá viendo en Macri lo que acordó no ver en Rovira. Los libertarios tienen en las redes sociales y la izquierda tiene en las calles, el peso que no tienen en las urnas.

En Oberá, dónde se conformó una masa crítica nada desdeñable capaz de chillar con el voto, la renovación cuenta con la ventaja de que los inconformes no tienen líderes. La dirigencia del radicalismo local no abre la boca ni para bostezar. El concejal del PRO, Horacio Loreiro, se mueve. Pero sabe que en ciertos asuntos no puede meter la nariz (por ejemplo el “lavajauto” de Tony Lindstrom). No hay que olvidar que el PRO de Oberá es un partido del establishment local, una pertenencia que va más allá de lo político. En junio, además de legisladores provinciales, los obereños elegirán un Defensor del Pueblo que reemplace a Patricia Nittmann. Juntos por el Cambio parece tener chances concretas de poner a uno de los suyos allí y lograr que el cargo deje de estar de adorno. ¿Sabrán hacerlo?

Se podría decir que la CELO (con sus problemas) siempre vuelve. Error. La CELO (con sus problemas) nunca se va. Es una cuestión estructural, no coyuntural, así reconocida por su propio Presidente. En la foto que ilustra este editorial podes ver a los integrantes de la “Lista Blanca”, la noche misma de su conformación como tal. Ellos lograron algo que entonces parecía imposible: desbancar a las huestes de Rindfleisch de la cooperativa. Perdieron en las primeras asambleas distritales en las que se presentaron. Perseveraron. Ganaron las siguientes y las siguientes y las siguientes. Claro. Después Rafael Pereyra Pigerl se acordó de aquella frase de Perón cuando dijo “Mi único heredero es Rovira”. Y se alió con los renovadores. Y los laderos que dejó en la cooperativa también se acordaron de eso y, junto al alcalde, se ocuparon de sacar del medio a Carlos Ortt y sus boys, porque eran macristas. De lo que no se acordaron fue de reemplazar los vetustos caños del agua potable y de la luz, que se siguen rompiendo, y entonces los socios hoy no tienen consejeros macristas, pero tampoco agua y energía.

Cristina Kirchner maneja el país. Carlos Rovira maneja Misiones. Carlos Fernández maneja Oberá. Y los que te jedi manejan la CELO. Todo, en medio de una pandemia que no cede. Y de una economía destruida.

Vas a tener que hacer algo más que lo que venís haciendo. Una vez, diez, cien, quinientas.

¿Sos capaz de luchar por cambios que, quizás, no se van a dar?

Nosotros, los que hacemos FM Oxígeno, sí.





Texto y foto de Walter Anestiades (foto tomada el jueves 19 de septiembre de 2013, cuando quedó conformada la Lista Blanca de la CELO)