Se aprobó el protocolo sanitario para la reapertura de los cines

A casi diez meses de la clausura de los cines argentinos por la pandemia, ayer por la tarde aprobaron el protocolo sanitario para la reapertura de las salas y complejos cinematográficos de todo el país. Falta que el Poder Ejecutivo dicte el decreto para poner en marcha la actividad.

El desarrollo será con capacidad limitada. En principio, la asistencia no podrá superar el 50% de la capacidad de cada sala o lo que determine cada Autoridad Jurisdiccional competente, y la posibilidad de incremento de dicha capacidad dependerá de las condiciones epidemiológicas en las que se encuentre cada jurisdicción y conforme lo determine la Autoridad Sanitaria Nacional, Provincial y/o Municipal.

Además, el protocolo aprobado exige el uso obligatorio de barbijo, los espectadores podrán sacárselo sólo para ingerir alimentos o bebidas, para volver a colocárselo después. También, las salas deberán ser higienizadas y sanitizadas antes y después de cada función.

Un punto clave del protocolo es el concepto de “burbujas sociales de recreación”, que se enfoca en los espectadores que asistirán en grupo a un cine. Esos grupos no podrán ser superiores a seis personas que serán ubicadas butacas contiguas. La distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros a 2 metros, como mínimo.