Donda justificó haberle ofrecido un plan y contratos en el INADI a su empleada y dijo que “la usan para desprestigiar al gobierno”

Fue denunciada por su empleada doméstica por negarse a pagar los aportes patronales y ofrecerle un contrato a cambio.
En la Casa Rosada y la Quinta de Olivos no ocultan su malestar con la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) Victoria Donda, que el lunes quedó envuelta en un escándalo luego de que se conociera que su empleada doméstica la denunció por negarse a pagarle los aportes patronales y ofrecerle un plan social o contrato a modo de compensación.
Entienden que la acusación reviste “gravedad” y que hay elementos para iniciar una investigación. Sin embargo, según confiaron dos fuentes oficiales, por el momento Donda continuará en su cargo.
“Es una denuncia y se le debe dar curso en la Justicia, que ahora deberá actuar. Es un caso que para la figura de un funcionario público reviste gravedad y se debe investigar”, le dijo a TN.com.ar un hombre cercano a la Presidencia.
El abogado de Arminda, Osvaldo Barsanti, precisó en diálogo con TN que inició dos acciones judiciales contra la exdiputada: una en el fuero laboral y otra en el penal. “Es una señora de origen boliviano de 62 años que durante muchos años, alrededor de 14, se desempeñó como empleada doméstica de Victoria Donda”, introdujo.
Donda rechazó esta versión al asegurar que su vínculo laboral con la mujer comenzó en 2016 y en una serie de audios que envió dijo que “es todo mentira” y aseguró: “Es una mujer en situación de vulnerabilidad que está siendo usada para desprestigiar”. Este es el punto de conflicto. La mujer dice que trabajó durante más de 10 años en negro pero Donda lo niega y asegura que el vínculo laboral se inició cinco años atrás.
La funcionaria justificó la decisión de haberle hecho ofrecimientos a la mujer para que obtenga un plan social o se beneficie de contratos directos con el INADI. “No entiendo por qué es delicado”, respondió.
En su versión de los hechos, explicó que la mujer le manifestó su interés en renunciar “por razones personales” y dijo que, ante esa situación, “recomendó la posibilidad de acceder a alguna prestación social” a la vez que realizara “alguna contraprestación en su barrio”. “También le mencioné la posibilidad de que colaborara en el INADI en algunos de los programas y acciones que el organismo realiza”, agregó.
En un comunicado difundido a través de las redes sociales, Donda manifestó que “entiende la preocupación” que la situación generó, al tiempo que aseguró que “el trabajo no registrado es un problema estructural en nuestro país”. “En este caso, se encuentra todo en regla y así puedo comprobarlo ante quienes lo requieran o ante la misma Justicia de ser necesario”, concluyó.
El caso
El abogado Barsanti sostiene que su clienta trabajó por varios años “en negro” para Donda. Explicó que, desde 2016, la mujer está “parcialmente registrada, con un salario menor al que le correspondía”. El problema habría comenzado cuando Armina quiso jubilarse y “de modo informal, inició una charla con Donda por ese motivo” para que la funcionaria le reconociera los años trabajados de manera irregular. Además, durante la pandemia Donda no se habría hecho cargo de su salario.
El letrado indicó que lo planteado por la mujer se formalizó en una carta documento “que fue recibida pero no contestada”. Dijo que, después, la respuesta de la funcionaria llegó a través de WhatsApp: “Le mandó ofrecimientos a cambio de la renuncia, un abanico de alternativas de planes sociales y contrataciones directas en el INADI”. Para probarlo, difundió capturas de supuestos chats entre Arminda y la exdiputada.
La funcionaria facilitó los audios completos que se envió con su empleada doméstica. Allí da a entender que Arminda quería dejar de trabajar porque tenía problemas familiares, según le había transmitido en un mensaje anterior. “Te estoy diciendo que por ahí se te puede anotar en algún plan, en algo por ahí podemos anotarte. Necesito que me digas eso, si renunciás, porque hay que darte de baja para anotarte en el plan. Después se puede pagar para que saques la jubilación, yo necesito resolver y entiendo que necesites la plata. Los planes se están cobrando más o menos unos 10 mil pesos y la contraprestación puede ser cerca de tu casa”, le contestó la titular del INADI.
Afirmó, además, que su relación laboral formal con la mujer comenzó en 2016, aunque dijo que tenía trato con ella desde antes porque había trabajado “para otras personas que conocía”. Por otro lado, confirmó que, tal como indicó el abogado, le llegó una carta documento. “Los aportes laborales y los pagos salariales fueron hechos en tiempo y forma. Así consta en los registros de ANSES y AFIP”, relató.