Rovira anunció que se retira de la política y se disolvería la Renovación

Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes donde se hacen bromas en todo el mundo, incluyendo noticias inverosímiles como el título de este articulo.
Carlos Rovira, presidente de la Cámara de Representantes de la provincia y “conductor” del artilugio peronista-radical creado en 2003 para ganar elecciones aprovechando la ley de lemas: el Frente Renovador de la Cóncordia, no dio un paso al costado ni piensa, según su allegados, hacerlo y ¿por qué lo haría?.
Hace más de dos décadas que maneja los hilos políticos, judiciales, etc de todo lo que ocurre en la Tierra Colorada, una de las provincias más pobres del país, pero donde en cada elección general arrasa el oficalismo tanto en la provincia como en cada uno de sus municipios, donde hay una alta dependencia del estado, directa o indirectamente, ya sea con cargos o contratos. Como ocurre en todos los feudos donde hay muchas voluntades para comprar con recursos públicos, quien gobierna lo hace de manera vitalicia aunque la calidad de vida de la población no mejore, particularmente la del atrasado interior misionero.  
 
Un poco de historia:
El 28 de diciembre rememora el pasaje bíblico que cuenta la matanza de los niños menores de 2 años ordenada por el Rey Herodes.
De acuerdo a lo relatado en el Evangelio de San Mateo, la historia comienza cuando unos magos llegan a Jerusalén en busca del futuro Rey de Israel que, según ellos, acababa de nacer. Estos sabios, explicaron que habían visto aparecer su estrella en el oriente y recordaron la profecía del Antiguo Testamento que decía: “Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones”.
El rey Herodes, temeroso por perder el trono, y al verse engañado por los sabios del oriente que habían prometido proporcionarle el lugar exacto del nacimiento de Jesús, mandó a matar a todos los niños menores de 2 años

“Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: ‘Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen’. Evangelio de Mateo 2, 16-18
 

Fue en ese momento en el que un ángel le avisó a José que huyera a Egipto, salvando la vida del hijo de Dios de la masacre de los Santos Inocentes. La Iglesia católica recuerda cada 28 de diciembre el día de la matanza de niños.
Tiempo después, en la Edad Media la conmemoración de la crueldad del Rey Herodes coincidió con una tradición pagana conocida como la Fiesta de los locos, una jornada llena de fiestas y desenfreno, celebrada principalmente en Francia.
Actualmente Polonia, Francia, Finlandia, Austria, Australia, Alemania, Italia, Bélgica, Reino Unido (y por tradición británica Menorca, Portugal, Estados Unidos, Brasil, Canadá y otros países) celebran una fiesta similar llamada “Fool¨s Day” (el Día de los Tontos) el 1 de abril.