Curro: automovilistas del interior multados por desconocer el sistema de estacionamiento en Posadas

¿VIAJÁS A POSADAS? ¡ATENTI CON ESTO!

El modo en que funciona el sistema de estacionamiento tarifado en la ciudad de Posadas debe ser bien conocido por sus habitantes. Pero, salvo el ejercicio de la clarividencia y a falta de la correcta información por parte del municipio que administra el renovador Leonardo Stelatto, quiénes viajan desde el interior de Misiones, por ejemplo, se encuentran con una canallesca implementación pergeñada para recaudar y cazar bobos. Funciona más o menos así:
-No hay inspectores o personal municipal alguno, identificados con pecheras, que se acerquen a los conductores que estacionaron sus vehículos en la zona céntrica. Hay carteles que dicen “estacionamiento tarifado”, pero ¿quién cobra?
-Resulta que nadie cobra. No hay quién cobre pero sí hay quién anda poniendo boletas de infracción en cada auto estacionado cuando ya no hay nadie adentro. Como si hubiera personal contratado por el municipio escondido, agazapado, y esperando que el conductor se baje del vehículo para ir corriendo a colocar la boleta. Lo que hay que hacer, se averigua después, es abonar ya no el estacionamiento sino la infracción por no haberlo pagado (?) en el local del denominado SEM (Sistema de Estacionamiento Medido), en la calle Buenos Aires. Donde aparece, primero, algún muchacho que te recibe en la puerta con desinfectante para las manos (muy bien), y luego otro que atiende en una suerte de caja y al que le cuesta mucho explicar las cosas con claridad, además de dos o tres personas más que vaya uno a saber que labor cumplen (quizás una prepare el mate, otra lo cebe y la otra lo tome). Ahí se informa que el estacionamiento se paga en algunos kioscos, aunque no siempre los locales que se señalan como cobradores, cobran. Y que se puede bajar una aplicación al celular que facilita las cosas. Así la multa llega antes que la información que se debía tener para evitar la multa.
-Una persona que comenzó con sesiones de quimioterapia en Posadas nos narró sus peripecias. Debió buscar a algún comerciante amable que tuviera la bondad de explicarle que significaba esa boleta color rosa que fue dejada en el parabrisas del auto en el que lo llevó un pariente, mientras estaba en pleno tratamiento oncológico en un centro de salud. Y después debió abonar la “infracción” de trescientos pesos (ya no el estacionamiento, de un costo menor a veinte pesos) so pena de que, de no hacerlo, la infracción iría a instancia judicial, según consta en el papelito color rosa. ¿Qué debió informarse leyendo algún diario o viendo la tele antes de viajar? Es que a veces, cuando se tiene un tumor maligno, la mente se concentra en otras cuestiones…
Se nos hace que si el alcalde Stelatto pusiera el mismo empeño para dar a conocer el funcionamiento del SEM que pone, por ejemplo, en pagar pautas publicitarias para contar lo maravillosa que es su gestión, quizás los misioneros o los no misioneros que van a Posadas (capital de una provincia turística por excelencia) para tratar su salud o para lo que fuera se ahorrarían mala sangre, y dinero, y cumplirían con el pago en tiempo y forma. Que haya personal que trabaja para el municipio, que en vez de acercarse a los conductores a explicarles cómo se paga el estacionamiento, esperen a que se bajen para aparecer con la “multa” que inevitablemente tendrá quién no sepa del sistema, es una canallada asquerosa.
El escritor checo Milan Kundera decía que “el problema de la vida es que el ensayo es el estreno”. Señor alcalde Stelatto, implemente de una buena vez el adecuado modo de anoticiar a cada persona que arriba al centro de la ciudad desde otros lugares cómo debe abonar el estacionamiento medido para eludir multas. Que la vida es muy corta y no hay tiempo para ensayar. Vamos, todos, derecho al estreno.


Por Walter Anestiades (Oberá) 

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.