Denunció que un sujeto la tomó del cuello tras bajar del colectivo y la violó

Rocío D. de 22 años denunció haber sido abusada sexualmente apenas bajó del micro y en momentos en que se dirigía hacia su casa del barrio 140 Viviendas. La denuncia fue radicada en la Comisaría de la Mujer del barrio Fátima.
El hecho sucedió entre las 1.30 y las 2 del sábado. La joven de nombre Rocío descendió de un colectivo de la línea 6 en la parada de avenida Las Américas y Santo Tomé, que es la entrada al barrio 110 Viviendas. Lo mismo hizo un muchacho de unos 23 años, 1,65 metro de estatura, tez morena, delgado, y cabello rapado a los costados. Ella lo describió bien, porque sería su agresor apenas unos segundos después.

Sobre la calle Artigas, entre Santo Tomé y Batalla de Las Saladas, siempre según la denuncia de la muchacha, el desconocido le apretó el cuello con el antrebrazo y ella empezó a perder el conocimiento. Cuando reaccionó, el atacante la estaba violando.

El pervertido le advirtió que no gritara, al tiempo que continuaba con el ultraje. “No digas nada o te reviento la cabeza contra el asfalto”, la amenazó.

Al cabo de unos instantes, un joven de 19 o 20 años pasó por el lugar. Fue la oportunidad que encontró la víctima para pedir ayuda. Entonces el violador salió corriendo.

La chica hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer del barrio Fátima, donde aportó más datos acerca del agresor. Detalló que llevaba remera roja, bermuda y zapatillas. Ella terminó con escoriación en la cara anterior del cuello y codo izquierdo y rodilla. El Juzgado de Instrucción Tres, a cargo de Fernando Verón, dispuso que la examinara el Cuerpo Médico Forense.

Como es de rigor en estos casos, la joven recibió asistencia del equipo multidisciplinario de la dependencia. En la investigación también trabaja la comisaría jurisdiccional, que es la seccional Quinta, y otras dependencias de la Unidad Regional X.