“No hay evidencia de fraude”, concluyó la misión europea de observadores electorales criticando a Trump por “acusaciones infundadas”

La misión indicó que no hay evidencias de fraude en la elección, dijo que estuvo bien manejada y que permitió la competencia.
Una misión de observación internacional a las elecciones estadounidenses criticó ayer miércoles al presidente Donald Trump y señaló que sus “acusaciones infundadas” sobre deficiencias sistemáticas en los comicios “dañan la confianza” en las instituciones.

La misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que supervisa elecciones en los países occidentales y en la antigua Unión Soviética, indicó que no hay evidencias de fraude en la elección, dijo que estuvo bien manejada y que permitió la competencia.
“Las acusaciones infundadas de deficiencias sistemáticas, especialmente las hechas por el actual presidente, incluyendo declaraciones la noche de la elección, dañan la confianza de la opinión pública en las instituciones democráticas”, dijo en un comunicado Michael Georg Link, coordinador de los observadores de la OSCE.

Según un informe preliminar, la misión indicó que las declaraciones de Trump durante su campaña fueron percibidas como algo que podría aumentar la “violencia motivada políticamente” después de las elecciones.

Además Link advirtió que ningún político ni funcionario electo debería limitar el derecho al voto.

“Asegurar que cada voto sea contado es una obligación fundamental de todas las ramas del gobierno”, afirmó el observador.

La campaña de Trump impugnó los conteos en dos estados claves que pueden decidir las elecciones: Wisconsin y Michigan.

El equipo de Trump denunció que ha habido irregularidades en “varios” condados en Wisconsin y que en Michigan sus delegados no tuvieron acceso al conteo en “numerosos” locales.

Trump afirmó que puede producirse un “fraude” en su contra.