Herrera entre los 11 gobernadores que no hacen públicas sus declaraciones juradas

Once gobernadores de distinto signo político no dan a conocer sus declaraciones patrimoniales, entre los diferentes mandatarios que pasaron por la casa de Gobierno de Misiones.

Sobre algunos de ellos pesan sospechas o denuncias por el aumento de su riqueza.

Ellos son, según publicó Infobae: Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Oscar Ahuad (Misiones), Omar Perotti (Santa Fe), Omar Gutiérrez (Neuquén), Arabela Carreras (Río Negro) y Gustavo Valdés (Corrientes).

Estos gobernadores de distinto signo político no hacen pública sus declaraciones patrimoniales amparándose en distintas normas provinciales -muchas de décadas atrás-, que si bien los obligan a presentarla ante el Tribunal de Cuentas de sus distritos o la Escribanía General de Gobierno, no contemplan su publicidad, es decir, hacerlas públicas ante la ciudadanía. 

 


Esto implica que, en la práctica, quienes los votaron o deben elegirlos no pueden saber con qué bienes llegan a la función pública, o si se enriquecen durante sus mandatos. Tampoco si su participación accionaria en empresas podría implicar un conflicto de interés estando en el poder, como la incompatibilidad para contratar desde el Estado provincial con ellas. Según la Convención Interamericana contra la Corrupción, las declaraciones juradas son un instrumento esencial para ejercer un control sobre los funcionarios y prevenir los delitos contra la administración pública.


En Misiones, desde el año 1989 hay una ley que protege a los gobernadores de dar conocer su patrimonio, norma que le ha servido a la Renovación durante 20 años para no ocultar los aumentos de sus bienes personales.